Herramientas de contenido

Toxicología

Los estrógenos encabezan la lista de sustancias carcinógenas

Cada dos años el Gobierno Federal de Estados Unidos publica la lista de carcinógenos humanos o sustancias que elevan el riesgo de desarrollar cáncer. En esta ocasión el informe incluye cuatro nuevos: los estrógenos esteroides, los rayos ultravioletas, el polvo de madera y un compuesto de níquel, que completan una lista de 228 compuestos.

Redacción Ondasalud.com   |  12/12/2002 00:00

Herramientas de Contenido

La X edición del informe elaborado por el Programa Nacional de Toxicología, una rama del Instituto Nacional de Ciencias Medioambientales, suma a los elementos carcinógenos de su lista un grupo de hormonas, los estrógenos esteroides, que se emplean en la terapia hormonal sustitutiva (THS) y en los contraceptivos orales. Esta inclusión confirma lo que estudios previos habían puesto de relieve sobre la asociación entre los estrógenos artificiales y el cáncer. En concreto, las investigaciones que apoyan la entrada en la lista de estas hormonas las relacionaban con un aumento del cáncer endometrial y de mama.

Otro de los elementos nuevos es la radiación ultravioleta, tanto de fuentes naturales como artificiales (cabinas de bronceado o lámparas de rayos UVA). Además, son carcinógenos el polvo derivado de la madera, presente en carpinterías y que se ha asociado con el cáncer de pulmón, y los compuestos del níquel y del berilio, metales empleados sobre todo en la industria.

Duda razonable

La lista establece una diferencia clara entre los carcinógenos humanos conocidos y los posibles o los que presentan dudas razonables de serlo. Para acceder a la primera categoría es necesario que exista la evidencia clínica suficiente derivada de estudios en humanos que prueben su toxicidad, mientras que en la segunda se incluyen las sustancias sospechosas de aumentar el riesgo. Casi todos estos datos son de estudios en ensayos animales. No obstante, el documento no analiza la magnitud del riesgo de los carcinógenos y no valora los beneficios potenciales de la lista de sustancias, como pueden ser ciertos fármacos.

Elevan el riesgo de cáncer:

  • IQ o 2-amino-3-metilimidazol quinolina: Se forma cuando se cocinan los alimentos a altas temperaturas, sobre todo las carnes y los huevos. También se ha encontrado en el humo del tabaco. Se asocia a cáncer de mama y colorrectal.

  • Bromometilo: Sustancia química empleada para fabricar algunas resinas de poliéster y espumas de poliuretano rígido. Se ha incluido en la lista teniendo en cuenta los estudios en alimentación animal.

  • Radiación ultravioleta A, B y C: Los estudios en animales han mostrado una relación entre la exposición a cada una de las citadas radiaciones y el cáncer de piel. Es más difícil corroborar esa relación en el humano porque no se sabe a qué tipo de radiación ultravioleta se expone un individuo. Generalmente está en contacto con una mezcla de radiaciones, lo que hace imposible saber si el cáncer de piel se debe a un tipo concreto de radiación.

  • Cloranfenicol: Es un antibiótico de uso restringido en Estados Unidos, ya que puede producir anomalías sanguíneas fatales. Ha entrado a formar parte de los carcínogenos dudosos puesto que los estudios limitados en humanos indican una importante asociación entre el empleo de cloranfenicol y el aumento del cáncer hematológico, sobre todo de leucemia.

  • 2,3-Dibromo-1-propanol: Es un químico empleado en la producción de insecticidas y de algunos fármacos y ha pasado a formar parte de los candidatos a carcinógenos teniendo en cuenta los estudios en animales que muestran una evidencia importante del aumento del riesgo de cáncer de piel.

  • Dies metabolizado a 3,3-dimetocibencidina: Son los tintes utilizados para colorear la piel, el papel, las gomas y los textiles y se encuentran en la lista porque se metabolizan a través del 3,3-dimetoxibencidina, una sustancia que se encuentra en estudio como posible carcinógeno humano.

  • Dies metabolizado a 3,3-dimetoxibencidina: Es un tinte empleado sobre todo para teñir telas y en el color de las fotografías.

  • Metileugenol: Se produce de forma natural en los aceites, hierbas y especias. Se emplea en catidades pequeñas en su forma natural o artificial para condimentos, intecticidas, anestésicos y protectores solares. Se ha incluido en la lista teniendo en cuenta los datos aportados por diversos estudios en animales.

  • Compuestos metálicos de níquel: Este metal se emplea sobre todo en aleaciones y las mayores exposiciones se deben a inhalación o contacto cutáneo de los trabajadores metalúrgicos. No se encuentra en el níquel empleado en las monedas. Teniendo en cuenta los datos aportados por los estudios en animales, el metal ha entrado a formar parte de los posibles carcinógenos.

  • 7,8-óxido de estireno: Se emplea en el refuerzo de los plásticos y como químico intermedio para los cosméticos, los revestimientos metálicos y los químicos biológicos y agrícolas. Según los estudios en animales, se asocia al desarrollo del cáncer.

  • Bromuro de vinilo: Se emplea en los polímeros en las fábricas textiles y en las de muebles. También es fácil encontrarlo en las fábricas metalúrgicas y las de fulmigantes. Los trabajos en animales muestran una relación con el cáncer.

  • Fluoruro de vinilo: Se emplea para fabricar fluoropolímeros resistentes a los fenómenos atmosféricos. Los trabajos experimentales con el citado químico muestran una asociación importante con el riesgo de desarrollar cáncer.


  • Agentes en estudio por su posible riesgo

    Dibromoantraquinona 2,4 amino: Es una antraquinona derivada de los tintes que se emplean en la industria textil.

    Algunas aminas heterocíclicas: Se forman durante la cocción de las carnes y pescados.

    Sulfato de cobalto: Se emplea en la industria metalúrgica, para colorear la cerámica y para suplementos de alimentación animal.

    Diazoaminobenzeno: Se utiliza como agente intermedio y como aditivo en los polímeros. También promueve la adhesión natural al acero.

    Dietanolamina: Está presente en los champús, acondicionadores de pelo, cosméticos y detergentes de lavavajillas. Se puede encontrar en las industrias dedicadas a la purificación de gas y a los agentes anticorrosión.

    Virus de la hepatitis B y C: Se transmite principalmente por las exposición premucosa a la sangre y a otros fluidos.

    Alto riesgo del virus de papiloma humano: Infecta la mucosa genital y oral.

    Radiación X y gamma: Alto contenido en las armas atómicas y en los sistema de diagnóstico empleados por los profesionales de la medicina.

    Neutrones: La exposición a los neutrones se da en mayor medida en los campos de radiación mixta.

    Exposición ocupacional al plomo y sus compuestos: Aparece sobre todo en las plantas que fabrican baterías y materiales de construcción.

    Naftalina: Se emplea como producto intermedio en la síntesis de diferentes químicos y como repelente de ciertos insectos.

    Nitrobenceno: Dicha sustancia es un componente esencial en la producción de anilinas y de los tintes.

    Nitrometano: Este químico se emplea para los fuel especializados, en los explosivos y en la síntesis de los derivados de nitrometano. Además, está presente en los productos farmacéuticos, insecticidas agrarios y antimicrobianos industriales. Hace tiempo se utilizaba con químico estabilizante para prevenir la descomposición de hidrocarbonos, como desgrasantes de metales.

    4,4-Tiodianilina: Se produce para su comercialización desde 1940 como producto intermediario en la fabricación de tintes.

    Herramientas de Contenido