Última actualización: Miercoles 19 de Agosto de 2015 - a las 17:51h

Cáncer de vejiga

Volver a Cáncer (patología)

Qué es

La vejiga es un órgano hueco que se encuentra en la parte inferior del abdomen que se caracteriza por ser capaz de encogerse y agrandarse para almacenar la orina que producen los riñones.

El cáncer se origina cuando las células malignas cancerosos se adhieren a los tejidos de la vejiga.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), este cáncer es uno de los más frecuentes y ocupa el noveno puesto en cuanto a número de diagnósticos de cáncer a nivel mundial. No obstante, en España se encuentra entre los 3-4 tumores más frecuentes.

Posible cura

La SEOM señala que la mayoría de estos tumores se diagnostican en las fases precoces de desarrollo y se pueden curar con cirugía excepto cuando el tumor está en una fase avanzada. En esas circunstancias la curación puede ser difícil o imposible, por lo que el objetivo del tratamiento se encaminará a prolongar la supervivencia y mejorar la calidad de vida del paciente.

El diagnóstico de este tipo de cáncer, más frecuente en el oeste europeo y América del Norte que en Asia o en Europa del Este, se suele realizar alrededor de los 70 años.

Causas

Los principales factores que provocan la aparición del cáncer de vejiga son:

  • El tabaco: Es la principal causa del cáncer de vejiga. De hecho, se le atribuyen más del 40 por ciento de todos los diagnósticos. Esto se debe a que muchos de los productos carcinógenos contenidos en los cigarrillos el cuerpo los absorbe y los elimina a través de la orina. En este proceso las células de la pared de la vía urinaria pueden verse afectadas.

    Fumar no sólo aumenta las posibilidades de padecer cáncer de vejiga, también facilita la aparición de otro tipo de cánceres y enfermedades, como el cáncer de pulmón.
     
  • Exposición a sustancias químicas de uso industrial: Ciertos productos, como algunos metales, tintes y gomas, son un factor de riesgo de desarrollar esta enfermedad. Las personas que trabajan en lugares expuestos a estas sustancias cancerígenas tienen más riesgo. Algunos ejemplos son: trabajadores que ejercen su profesión en el sector del metal, en las industrias del papel, en empresas químicas, en empresas que generan residuos químicos tóxicos, en el sector de la impresión, en talleres textiles, o que trabajan como maquinistas, como conductores de camión o como pintores.
     
  • Virus del papiloma humano: En la actualidad algunos estudios defienden la relación entre el virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer de vejiga. Según SEOM, se estima que hasta un 17 por ciento de estos tumores podría deberse, en parte, al hecho de ser portador de serotipos del VPH de alto riesgo.

Síntomas

La sospecha del cáncer de vejiga suele aparecer antes de la manifestación de cualquier síntoma, cuando un examen microscópico rutinario de orina detecta glóbulos rojos.

Los síntomas del cáncer de vejiga pueden ser idénticos a los de la infección de la vejiga (cistitis) y ambos problemas pueden aparecer juntos. Se sospecha un cáncer de vejiga cuando los síntomas no desaparecen con el tratamiento para la cistitis. Un examen microscópico sistemático u otras pruebas de orina pueden detectar sangre y células de pus y una citología detectará las células cancerosas. Los síntomas principales:

  • Aparición de sangre en la orina (hematuria) sin dolor asociado en la micción. En estos casos la orina presenta un color rojo brillante o rojizo).
     
  • Sufrir dolor o escozor al orinar.
     
  • Necesidad de orinar de forma más frecuente.
     
  • Tener la sensación de querer orinar sin poder hacerlo o tener ganas justo después de acabar de hacerlo.

Prevención

La mejor forma de prevenir la aparición del cáncer de vejiga es evitar el consumo de tabaco y dejar de fumar, ya que es el factor de riesgo más importante.

Además, las personas en puestos de trabajo relacionados con la industria química y textil y cualquier otra que genere residuos químicos tóxicos deben seguir las recomendaciones de seguridad y protección para reducir el contacto con estas sustancias.

Otro forma de prevención es la administración de la vacuna del virus del papiloma humano. En la actualidad hay dos formas comercializadas de la vacuna que están indicadas tanto para hombres, como para mujeres.

Por último, los pacientes que han tenido previamente un tumor de vejiga deben realizarse citologías periódicas para detectar la reaparición de la enfermedad.

A día de hoy no se realizan exámenes médicos rutinarios en personas sanas para diagnosticar este tipo de cáncer porque no se ha demostrado que sea beneficioso para el paciente.

Imagen con células de cáncer de vejiga.

Diagnóstico

El primer paso que debe dar el especialista cuando tiene la sospecha de que el paciente tiene cáncer de vejiga es realizar una exploración al paciente, preguntarle por los síntomas y realizar una serie de pruebas complementarias que aportarán información sobre el subtipo tumoral que tiene y en que estadio de la enfermedad se encuentra.

Las pruebas complementarias son:

Análisis de sangre

La Sociedad Española de Oncología Médica insiste en que es muy importante controlar la función del riñón ya que, en los pacientes con cáncer de vejiga, con frecuencia está alterada.

Para detectarlo es necesario realizar una analítica general de sangre. En estas pruebas el especialista también podrá comprobar si la hematuria ha provocado anemia u otras alteraciones.

Análisis de orina

Aunque esta prueba no es muy sensible y en ocasiones los pacientes no presentan alteraciones en los resultados pese a tener cáncer de vejiga, el diagnóstico puede confirmarse si en el análisis de orina aparecen células uroteliales malignas.

Ecografía abdominal y de la vía urinaria

Esta prueba permite que el urólogo vea con detalle los riñones, uréteres y vejiga cuando estén llenos de orina.

A partir de la ecografía en muchas ocasiones se puede detectar los tumores vesicales y distinguir si el cáncer ha alcanzado a la vía urinaria y al resto de órganos abdominales.

Citoscopia

Es la prueba más fiable para efectuar el diagnóstico y determinar en qué estadio de la enfermedad se encuentra el cáncer de vejiga.

Durante la citoscopia el especialista introducirá en la vejiga, a través de la uretra, un tubo flexible que contiene una cámara de vídeo pequeña. El médico podrá ver el interior de la vejiga, así como tomar biopsias o quitar pólipos, por ejemplo.

Radiografía, TAC o RNM

Una radiografía o tomografía axial computerizada (TAC) del tórax o una resonancia nuclear magnética (RNM) determina en que estadio está el cáncer.

Estas pruebas suelen realizarse cuando el médico tiene la sospecha de que el tumor ha avanzado hasta las capas más profundas de la vejiga.

Tratamientos

El tipo de terapia se administra en función del estadio del tumor de vejiga.

Estadio 0 y 1

La mayoría de los pacientes con tumores en estadios 0 y 1 suelen curarse tras recibir el tratamiento, aunque el riesgo de reaparición del tumor es alto.

Según explican desde SEOM, dependiendo de si es 0 o 1, del grado del tumor y de otros factores el tratamiento consistirá en extirpar el tumor por cistoscopia o resección transuretral. Cuando el tumor se ha extirpado, el médico valorará si al paciente tiene que seguir una terapia complementaria con inmunoterapia o quimioterapia aplicada dentro de la vejiga.

Estadio II

En estos casos el tumor se ha extendido a la capa de músculo de la vejiga y los pacientes tienen riesgo de que el cáncer tenga metástasis. Las opciones de tratamiento son:

  • Cistestomía radical: Es el tratamiento más habitual. El médico extraerá la vejiga, algunos órganos y ganglios linfáticos cercanos. El principal inconveniente de esta intervención quirúrgica es que el paciente no podrá orinar de forma normal. Una de las soluciones más comunes es la reconstrucción de la vía urinaria.
     
  • Tratamiento conservador: El especialista eliminará el tumor sin quitar la vejiga.
     
  • Tratamiento complementario: En muchas ocasiones los tumores vuelven a reaparecer. Para intentar disminuir este riesgo los médicos pueden optar por aplicar un tratamiento complementario con quimioterapia.

Estadio III

Los enfermos en estadio III sólo tienen afectada la vejiga de forma más profunda que los de estadio II. Por tanto, el tratamiento es similar, aunque más agresivo.

Estadio IV

El cáncer también afecta a la pared del abdomen o de la pelvis, así como a los ganglios linfáticos o tiene metástasis a distancia. Cuando esto ocurre, la cirugía no consigue eliminar la enfermedad por lo que no se suele contemplar como opción terapéutica.

En estos casos la terapia consiste en la administración de quimioterapia o radioterapia.

En pacientes que se encuentran en cuidados paliativos el médico puede realizar una cistectomía si el paciente tiene mucho dolor o sangrado que no remite mediante otros tratamientos.

La eficacia de la inmunoterapia en el cáncer de vejiga se está estudiando con resultados preliminares prometedores.

Servicio desde: 26

Obstetricia y Ginecología - Consulta

Ver los 614 centros
Servicio desde: 46

Radiodiagnóstico - Ecografía Tiroidea

Ver los 214 centros
Servicio desde: 25

Obstetricia y Ginecología - Ecografía Ginecoló...

Ver los 166 centros

Un servicio de

Otros datos

Una vez se ha diagnosticado el cáncer de vejiga, el médico necesita saber el grado del cáncer y la etapa de desarrollo en la que se encuentra.

El grado

Indica el parecido o la diferencia que existe entre las células normales y las cancerosas y la rapidez con la que posiblemente vaya a crecer el cáncer. Cuanto menor sea el grado, el crecimiento de las células tumorales se aproximará más al de las células normales; el crecimiento y extensión será más lento si el grado es mayor.

La etapa

Es una medida que sirve para determinar la localización y extensión del cáncer y qué otras partes del cuerpo han sido afectadas. La etapa de un cáncer puede determinarse en el mismo momento del diagnóstico, aunque en ocasiones es necesario que realicen más pruebas.

El estadio

El estadio del cáncer va desde el estadio 0, o carcinoma in situ (cuando el cáncer sólo aparece en el recubrimiento interno de la vejiga), hasta el estadio IV (cuando el cáncer ha invadido el abdomen, pelvis o ganglios linfáticos de la zona).

  • Estadio 0 (carcinoma in situ): El cáncer se encuentra sólo en la parte del recubrimiento interno de la vejiga, es decir, en su capa más superficial.
     
  • Estadio I: En este caso las células ya se han diseminado por la capa interna de la vejiga sin llegar a expandirse por su capa muscular.
     
  • Estadio II: Las células cancerosas se han expandido por la parte interior de la vejiga y en la capa interior de los músculos.
     
  • Estadio III: Las células malignas se han expandido por la capa interior de la vejiga, la pared muscular, la capa de alrededor e incluso por los órganos reproductores cercanos.
     
  • Estadio IV: No se trata de una etapa propiamente dicha, sino que se refiere al cáncer que reaparece después de haberse tratado. Esta reaparición se puede producirse en la vejiga o en otras zonas del cuerpo.

Un sistema de determinación del estado de desarrollo del cáncer de vejiga, bastante utilizado, es el llamado sistema TNM:

  • La letra T (tamaño) seguida de un número del 1 al 4 describe el grado de la invasión del tumor dentro de la pared de la vejiga y en los tejidos circundantes. Cuánto más alto es el número que acompaña a la T, mayor es la extensión de la invasión.
     
  • La letra N (nódulo) seguida de un número del 1 al 3 indica si el cáncer se ha extendido a los ganglios linfáticos próximos a la vejiga y cuánto han crecido dichos ganglios. Los ganglios linfáticos contienen células del sistema inmunitario que defienden el organismo de las infecciones y los tumores.
     
  • La letra M (metástasis) seguida de un 0 o un 1 indica si el cáncer se ha extendido a órganos distantes (pulmones, huesos, etc.) o a ganglios linfáticos que no están en las proximidades de la vejiga.
     

Noticias sobre cáncer de vejiga:

Síntomas y diagnóstico del cáncer de vejiga

El consumo de carne roja o tratada puede estar relacionado con el riesgo de cáncer de vejiga

Especialistas relacionados con cáncer de vejiga Ver más

Un servicio de

Centros médicos especializados en cáncer de vejiga Ver más

Un servicio de

Política de cookies

Inicia sesión ahora Cerrar

Para poder acceder a este servicio necesitas iniciar sesión como usuario registrado en DMedicina.

Si todavía no lo eres, puedes unirte a nuestra comunidad ahora mismo.
¡Es gratis, muy sencillo y tienes un gran número de ventajas!.

Registrarme ahora

Iniciar sesión

Gracias por comentar en el foro de DMedicina Cerrar

Tu comentario será moderado.

Cerrar ventana

Enviar mail Cerrar

Desactivar mi cuenta Cerrar

Esta acción eliminará su usuario definitivamente de DMEDICINA, con lo que no podrá volver a acceder.
¿Está seguro de querer continuar?

ContinuarCancelar

Preguntas y Respuestas

El equipo de DMedicina evaluará su pregunta;
en el caso de que pueda ser contestada por nuestros especialistas, le ofreceremos una respuesta en un plazo máximo de 10 días.
Si su consulta es urgente, le recomendamos que acuda a su médico.
El equipo de DMedicina se reserva el derecho de descartar aquellas preguntas que no considere ajustadas estos objetivos.

Enviar pregunta

Respuestas moderadas

Su respuesta puede ser de ayuda para otro paciente.

Por favor, evite incluir marcas comerciales de medicamentos o referencias personales;
de lo contrario, su respuesta no será publicada.

Enviar respuesta