Última actualización: Jueves 27 de Agosto de 2015 - a las 16:25h

Melanoma metastásico

Volver a Cáncer (patología)

Qué es

El melanoma metastásico, o melanoma en estadio IV, es un tipo de melanoma que ha evolucionado a un estadio de la enfermedad en el que las células tumorales, en lugar de permanecer localizadas, se han diseminado a otras zonas del cuerpo.

El comportamiento biológico del melanoma puede presentar varias fases: una en la que el crecimiento de la tumoración es radial y, por lo tanto, no puede producir metástasis, y otra en la que el crecimiento es vertical. Esta fase implicará que el melanoma aumenta de grosor y que la tumoración invade las capas más profundas de la piel y el tejido bajo ella y tendrá capacidad de producir metástasis linfáticas o sanguíneas.

El desarrollo de metástasis es, por tanto, el resultado de una serie de eventos tales como la existencia de células separadas del tumor primario, la invasión de la membrana basal, la migración hacia el torrente sanguíneo o a la circulación linfática por donde pueden llegar a producir la invasión y crecimiento en otros órganos, como el hígado, el intestino grueso, etc.

Causas

Hay una serie de factores de riesgo que aumentan las posibilidades de sufrir un melanoma. Los más importantes son: la presencia de antecedentes de melanoma familiar, tener un número elevado de nevus y haber tenido un melanoma previamente. Como factores ambientales destaca la radiación solar ultravioleta.

No hay una causa concreta para que el melanoma acabe desarrollando un crecimiento vertical y, por lo tanto, tenga riesgo de producir metástasis. Sin embargo, el desarrollo del tumor es más frecuente y más agresivo en pacientes que tienen inmunosupresión: pacientes con inmunodeficiencias primarias, linfomas, tratamientos inmunosupresores o la infección por el VIH (sida).

Síntomas

Las manifestaciones del melanoma metastásico son similares a las del melanoma. En la mayoría de los casos suelen ser el cambio en el tamaño, la forma, el color y la sensación de un lunar ubicado en el cuerpo.

Sin embargo, los pacientes con este tipo de cáncer además tendrán otros síntomas en función del órgano en el que aparezca la metástasis.

Prevención

Las recomendaciones que dan los expertos en el melanoma metastásico son las mismas que sirven para prevenir el desarrollo de melanoma en cualquiera de sus fases, puesto que el melanoma metastásico es una evolución del melanoma.

Tipos

No existen tipos, como tal del melanoma metastásico, pero sí hay formas que están más asociadas a la posibilidad de desarrollar metástasis:

Melanoma desmoplásico

Es una variante clínico patológica poco frecuente cuya manifestación clínica más común es una lesión banal que posteriormente desarrolla un tumor profundo, fibroso y con predominio de células fusiformes.

Este tipo se caracteriza por tener tendencia a las recidivas locales múltiples con gran capacidad de infiltración local y desarrollo de metástasis.

Melanoma ocular

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), supone menos del 5 por ciento de los melanomas y no parece que tenga relación con la exposición solar.

Este tumor puede afectar a la coroides, al cuerpo ciliar y, en ocasiones, al iris. La mortalidad es muy elevada porque tiende a la diseminación hepática.

Diagnóstico

Cuando el especialista ha diagnosticado el melanoma, el estudio de la lesión primaria y las exploraciones complementarias ayudarán a determinar si el cáncer tiene metástasis.

Las pruebas que se utilizan son:

  • Mapeo de ganglios linfáticos: El especialista inyectará una sustancia radiactiva cerca del tumor. Esta sustancia viajará por los conductos linfáticos hasta el ganglio y el médico podrá obtener información sobre si el cáncer se ha diseminado.
     
  • Exploración con PET: Esta prueba es la más eficaz para comprobar si existe metástasis. El médico inyectará en la vena del paciente una cantidad pequeña de glucosa radiactiva y, a continuación, el escáner rotará alrededor del cuerpo para tomar imágenes de los lugares del cuerpo que usan esa glucosa. Los tumores malignos son más visibles (brillan en las imágenes) porque al estar más activos consumen más glucosa que las células normales.
     
  • Análisis de sangre: La analítica de sangre aportará información sobre la lactato deshidrogenasa (LDH), enzima relacionada con la carga tumoral en los estados más avanzados del melanoma.

Tratamientos

Por lo general, el melanoma metastásico es incurable. Por este motivo las terapias que los especialistas suelen aplicar son paliativas.

No obstante, en los últimos años se están produciendo muchos adelantos en investigación que están revolucionado las circunstancias de este tipo de cáncer. Los tratamientos actuales son:

Quimioterapia e inmunoterapia

Tal y como señalan desde SEOM, en la actualidad el tratamiento de la enfermedad diseminada tiene que ir precedido por la determinación de la mutación V600E de BRAF (un gen que codifica las proteínas implicadas en la señalización del receptor de crecimiento epidérmico provocando la división celular y el crecimiento incontrolado) en el tejido tumoral.

Aproximadamente el 50 por ciento de los melanomas cutáneos tienen activadas las mutaciones en BRAF, por lo que el tratamiento se basa en la administración de inhibidores específicos de tirosina-quinasa, como el vemurafenib o el dabrafenib. Estos fármacos son superiores en tasa de respuesta, tiempo de progresión y supervivencia global que la quimioterapia clásica.

Por otro lado, los inhibidores de MEK también tienen una buena respuesta en el tratamiento el melanoma mutado en BRAF. De hecho, las últimas investigaciones han demostrado que la combinación de un inhibidor de BRAF y uno de MEK tiene más eficacia que la aplicación de estos dos fármacos por separado, mejorando la supervivencia, por lo que se ha convertido en el tratamiento de elección en melanoma mutado en BRAF.

Para los melanomas sin mutación BRAF, o para los mutados BRAF que hayan progreso pese a la administración del tratamiento, los especialistas pueden administrar agentes para estimular la actividad antitumoral de los linfocitos T citotóxicos.

A día de hoy existen muchos fármacos que están en desarrollo. Desde SEOM indican que la participación en ensayos clínicos debe considerarse siempre en los pacientes con melanoma avanzado.

La terapia con quimioterapia clásica ha quedado relegada a los casos en los que estos fármacos no funcionan o no están disponibles.

Radioterapia

El tratamiento con radioterapia está indicado para el control sintomático de las metástasis óseas dolorosas, la compresión medular o las metástasis cerebrales.

Además, también puede administrarse en el tratamiento local de recidivas tumorales y de metástasis en tránsito.

Cirugía

En algunos pacientes que tienen la enfermedad metastásica localizada, la intervención quirúrgica con el objetivo de extirpar las metástasis puede prolongar la supervivencia del paciente, siempre y cuando sean accesibles, de pequeño a mediano tamaño y con una o pocas localizaciones.

Servicio desde: 26

Consulta de Dermatología

Ver los 483 centros
Servicio desde: 29

Consulta de Oncología Médica

Ver los 78 centros
Servicio desde: 34

Consulta de Oncología Radioterápica

Ver los 30 centros

Un servicio de

Otros datos

Pronóstico

Según explican desde SEOM, el pronóstico para los pacientes estadio IV o melanoma metastásico es muy pobre, con una supervivencia a los 5 años menor al 5 por ciento. Además, si hay presencia de metástasis viscerales, la media de supervivencia se sitúa entre 7 y 9 meses.

Los especialistas destacan algunos factores que influyen en la evolución:

  • Localización metastásica: Si las células tumorales se han extendido a localizaciones hepáticas, cerebrales o gastrointestinales, los pacientes tendrán una supervivencia al año menor al 10 por ciento.
     
  • Número de localizaciones metastásicas.
     
  • Tiempo libre de progresión: Si es superior a 12 meses, la supervivencia del paciente será mayor.
     
  • Estado general: Los pacientes sin deterioro del estado general tienen una supervivencia de 8,5 meses, frente a los pacientes que hacen vida de la cama al sillón y viceversa, quienes tienen una esperanza de vida de 1 mes y medio.
     
  • Niveles de LDH: Las personas que tienen niveles elevados de la enzima lactato deshidrogenasa o LDH tienen peor supervivencia.
     
  • Cirugía de metástasis: Si se reseccionan las metástasis mejora la supervivencia de los pacientes, especialmente las metástasis pulmonares.
     

Noticias sobre melanoma:

Prevenir melanomaCómo prevenir el melanoma

Una variante genética eleva el riesgo de melanoma en pieles oscuras

Especialistas relacionados con cáncer de piel Ver más

Un servicio de

Centros médicos especializados en cáncer de piel Ver más

Un servicio de

Política de cookies

Inicia sesión ahora Cerrar

Para poder acceder a este servicio necesitas iniciar sesión como usuario registrado en DMedicina.

Si todavía no lo eres, puedes unirte a nuestra comunidad ahora mismo.
¡Es gratis, muy sencillo y tienes un gran número de ventajas!.

Registrarme ahora

Iniciar sesión

Gracias por comentar en el foro de DMedicina Cerrar

Tu comentario será moderado.

Cerrar ventana

Enviar mail Cerrar

Desactivar mi cuenta Cerrar

Esta acción eliminará su usuario definitivamente de DMEDICINA, con lo que no podrá volver a acceder.
¿Está seguro de querer continuar?

ContinuarCancelar

Preguntas y Respuestas

El equipo de DMedicina evaluará su pregunta;
en el caso de que pueda ser contestada por nuestros especialistas, le ofreceremos una respuesta en un plazo máximo de 10 días.
Si su consulta es urgente, le recomendamos que acuda a su médico.
El equipo de DMedicina se reserva el derecho de descartar aquellas preguntas que no considere ajustadas estos objetivos.

Enviar pregunta

Respuestas moderadas

Su respuesta puede ser de ayuda para otro paciente.

Por favor, evite incluir marcas comerciales de medicamentos o referencias personales;
de lo contrario, su respuesta no será publicada.

Enviar respuesta