Última actualización: Martes 23 de Junio de 2015 - a las 13:30h

Sarcoma

Volver a Cáncer (patología)

Qué es

El sarcoma de tejidos blandos es un tipo de tumor bastante infrecuente, que suele aparecer en los adultos (aproximadamente a partir de los 50 años de edad).

Causas

Los factores de riesgo no están aún bien definidos, pero pueden ser:

  • Factores genéticos: Es muy rara la evidencia clínica de una predisposición genética, aún cuando los factores genéticos están siendo cada vez más reconocidos como de importancia tanto en la aparición de los tumores como en su crecimiento y progresión, incluyendo el sarcoma.
  • Agentes químicos: Algunos carcinógenos químicos -como pueden ser los herbicidas fenóxicos y los fenoles clorados- se han relacionado con la aparición de algunos sarcomas de tejidos blandos. También los compuestos para quimioterapia parecen estar asociados con el desarrollo de los sarcomas.
  • Radiaciones ionizantes: Son capaces de aumentar el riesgo. La frecuencia se incrementa con la dosis, siendo raros los casos descubiertos tras dosis bajas.

Síntomas

Se puede sospechar la aparición de un sarcoma de tejidos blandos siempre que una masa de tejido blando se haga palpable. La inflamación de tejidos blandos, en ausencia de signos evidentes de infección, debería ser evaluada cuidadosamente, dado que los sarcomas de tejidos blandos están a menudo situados profundamente, y pueden no ser fácilmente palpables. La profundidad, la dureza y la fijación a estructuras profundas son signos sospechosos.

Los sarcomas profundos, especialmente si aparecen en el tórax, son generalmente muy grandes en el momento de la diagnosis. En estos casos, los primeros síntomas de la enfermedad pueden ser la compresión de los nervios o las estructuras viscerales adyacentes (por ejemplo, un uréter o el intestino). Un dolor inexplicable en un nivel profundo debería indicar al médico considerar la probabilidad de un origen de tejido blando, además del óseo.

Los sarcomas de tejidos blandos a menudo aparecen en las zonas blandas de los miembros o del tórax; pero también se pueden localizar en los órganos parenquimatosos. Los sarcomas no viscerales se suelen dar a menudo en las extremidades inferiores (aproximadamente un 40 por ciento). Las siguientes localizaciones más frecuentes son las extremidades superiores y el tronco (entre un 15 por ciento y un 20 por ciento), seguidas de la cabeza, el cuello y el retroperitoneo.

Diagnóstico

Una vez que la sospecha de la aparición de un sarcoma de tejidos blandos se hace patente, existen varías vías para conseguir un pronóstico fiable. Una ecografía puede confirmar de manera clínica concluyente la presencia de una masa de tejido blando. Exámenes más específicos pueden consistir en una tomografía computerizada (TC) o una resonancia magnética (RM). Estas últimas tienen la ventaja de ser de utilidad como exámenes anteriores a la cirugía a la hora de determinar el estadio del tumor; mientras que en el caso de los ultrasonidos debe ser seguido de una de éstas si se confirma la aparición del tumor. La tomografía computerizada y la resonancia magnética aportan datos muy parecidos, aunque la resonancia magnética puede aportar vistas coronales y sagitales además de las transaxiales; y puede contrastar mejor los músculos y los vasos.

La ejecución tanto de la tomografía computerizada o de la resonancia magnética está completamente recomendada antes de cualquier tipo de cirugía. En cualquier caso, se recomienda una biopsia en casi todos los tipos de masas de tejidos blandos desconocidas para el especialista, que no hayan cambiado desde años atrás. Se recomienda asimismo que sea realizada por un cirujano experto en el tratamiento de los sarcomas de tejidos blandos, puesto que existe un riesgo muy alto de que si se realiza inadecuadamente, pueda hacer peligrar las posibilidades de una cirugía conservadora posterior.

La biopsia extirpativa puede ser considerada como una opción alternativa en algunos casos; incluso, la aspiración mediante aguja fina es apropiada para el uso clínico individual no estándar ante un tipo 3 de evidencia, en aquellas instituciones hospitalarias que tengan gran experiencia en su uso.

Tratamientos

Los cuatro tratamientos más habituales son:

Cirugía

Consiste en extirpar el sarcoma y parte del tejido adyacente, para asegurar que no queden células cancerosas residuales. Sólo se recurre a la cirugía si el tumor aún no se ha extendido. En casos muy extremos se puede precisar de una amputación completa de la extremidad donde se encuentre el sarcoma.

Radioterapia

Consiste en usar radiación de alta energía para eliminar las células cancerosas. Se suele aplicar después de la cirugía para eliminar las células cancerosas que pudiesen haber quedado sin extirpar, o para eliminar todas las células en caso de que la cirugía sea impracticable. Hay dos tipos:

  • Radioterapia externa: Los rayos se aplican desde fuera del cuerpo. Es la más frecuente; aquellas personas que se someten a este tratamiento tienen que acudir generalmente a varias sesiones a lo largo de la semana.
  • Braquiterapia. Se insertan partículas o material radiactivo cerca de los sarcomas mediante catéteres. La radiación que emiten estas partículas es muy intensa y se emite a lo largo del tiempo.

Quimioterapia

Consiste en la administración de medicamentos por la vía oral o intravenosa. Estos medicamentos se mueven a través de la sangre, por lo que alcanzan todo el cuerpo y atacan a los sarcomas donde se encuentren. Se utiliza como tratamiento principal o adyuvante a la cirugía.

Debido a su potencia, en ocasiones los medicamentos de la quimioterapia afectan a células no tumorales, lo que puede provocar efectos secundarios como náuseas, pérdida de cabello o pérdida de apetito.

Terapia dirigida

Consiste en la toma de medicamentos que alteran el funcionamiento de las células cancerosas, evitando así que se dividan, reparen o interactúen con otras células.

Servicio desde: 26

Reumatología - Consulta

Ver los 197 centros
Servicio desde: 29

Oncología Médica - Consulta

Ver los 61 centros
Servicio desde: 37

Oncología Radioterápica - Consulta

Ver los 15 centros

Un servicio de

Especialistas relacionados con sarcoma Ver más

Un servicio de

Centros médicos especializados en sarcoma Ver más

Un servicio de

Política de cookies

Inicia sesión ahora Cerrar

Para poder acceder a este servicio necesitas iniciar sesión como usuario registrado en DMedicina.

Si todavía no lo eres, puedes unirte a nuestra comunidad ahora mismo.
¡Es gratis, muy sencillo y tienes un gran número de ventajas!.

Registrarme ahora

Iniciar sesión

Gracias por comentar en el foro de DMedicina Cerrar

Tu comentario será moderado.

Cerrar ventana

Enviar mail Cerrar

Preguntas y Respuestas

El equipo de DMedicina evaluará su pregunta;
en el caso de que pueda ser contestada por nuestros especialistas, le ofreceremos una respuesta en un plazo máximo de 10 días.
Si su consulta es urgente, le recomendamos que acuda a su médico.
El equipo de DMedicina se reserva el derecho de descartar aquellas preguntas que no considere ajustadas estos objetivos.

Enviar pregunta

Respuestas moderadas

Su respuesta puede ser de ayuda para otro paciente.

Por favor, evite incluir marcas comerciales de medicamentos o referencias personales;
de lo contrario, su respuesta no será publicada.

Enviar respuesta