Herramientas de contenido

¿Qué es la hipercolesterolemia?

La hipercolesterolemia consiste en la presencia de colesterol en sangre por encima de los niveles considerados normales. Este aumento, que se asocia a problemas coronarios, depende de la dieta, el sexo, el estilo de vida y la síntesis endógena. De esta manera, en la concentración de colesterol en sangre intervienen factores hereditarios y dietéticos, junto a otros relacionados con la actividad física.

DMedicina   |  28/05/2002 00:00

Herramientas de Contenido

Los países mediterráneos, por ejemplo, tienen un menor índice de hipercolesterolemia familiar que los anglosajones, por lo que se sospecha que la alimentación juega un papel muy importante en estas poblaciones.La principal consecuencia del aumento del colesterol es el desarrollo de arteriosclerosis precoz y el infarto de miocardio.

El colesterol es un lípido del grupo de las grasas que participa en la constitución de las membranas de los tejidos del organismo. Se desplaza por la sangre en partículas denominadas lipoproteínas, que contienen tanto lípidos como proteínas. El organismo cuenta con tres tipos de lipoproteinas:

  • Lipoproteinas de baja densidad (LDL): Contienen cerca del 70 por ciento del colesterol del suero y favorecen los trastornos cardiovasculares.
  • Lipoproteinas de baja densidad (HDL): Acumulan el 20 por ciento del colesterol total y tienen un efecto protector.
  • Lipoproteinas de muy baja intensidad (VLDL): Contienen en torno al 10 por ciento del colesterol total del suero y la mayor parte de los triglicéridos.

    La síntesis del colesterol se centra en el hígado, el intestino, las cápsulas suprarrenales y el cerebro. Participa en la formación de las hormonas sexuales o esteroideas, de los ácidos biliares y de las membranas celulares del organismo, transforma la vitamina D y es imprescindible para la digestión de las grasas

    Los triglicéridos constituyen la grasa de depósito y actúan como una reserva energética. Participan en el proceso de coagulación de la sangre y en el sistema de defensa del organismo. Aunque no son unos marcadores aterogénicos, facilitan que el colesterol se adhiera a las paredes de las arterias.

    Tipos de colesterol y de hipercolesterolemia
    Se pueden distinguir dos tipos de colesterol que se diferencian por su síntesis y su interacción con otros nutrientes.

    - Colesterol eferente (o 'malo'): Es transportado por la lipoproteína-LDL o de baja densidad y se le denomina colesterol-LDL o colesterol 'malo', ya que tiende a depositarse en los vasos sanguíneos obstruyéndolos. Estas lipoproteínas aumentan con la ingesta de alimentos ricos en grasa animal, como los quesos, embutidos y algunas carnes. Constituye el marcador aterogénico más importante.

    - Colesterol aferente (o 'bueno'): El colesterol es transportado por las lipoproteínas-HDL o de alta densidad. Esta lipoproteína libera el exceso de colesterol de los vasos sanguíneos y es un marcador de protección aterogénica, por lo que se le denomina colesterol 'bueno'.

    El volumen de colesterol circulante depende de su absorción intestinal, la síntesis endógena, la captación tisular, el estado del metabolismo lipoproteico y la excreción biliar. En definitiva, el nivel de colesterol dependerá de los alimentos ingeridos y la capacidad de absorción de los receptores específicos. Asimismo, se pueden distinguir dos tipos de hipercolesterolemia:

    - Primaria: Es aquélla derivada de problemas en los sistemas transportadores del colesterol y factores genéticos. En este tipo de hipercolesterolemia se enmarcan las dislipidemias.

    - Secundaria: El aumento de colesterol se asocia a ciertas enfermedades hepáticas (hepatitis, colostasis y cirrosis), endocrinas (diabetes mellitus, hipotiroidismo y anorexia nerviosa) y renales (síndrome nefrótico o insuficiencia renal crónica). Además, existen algunas sustancias que pueden aumentar los niveles de colesterol-LDL favoreciendo el desarrollo de hipercolesterolemia, como los esteroides anabolizantes, los progestágenos, los betabloqueantes y algunas sustancias hipertensivas.

    ¿Cómo se mide?
    El nivel de colesterol total se puede determinar con un análisis de sangre en ayunas mediante la siguiente fórmula:

    Colesterol-LDL= coleterol total - colesterol-HDL - triglicéridos/5

    En el caso de haber sufrido un traumatismo reciente, una infección severa, un cambio de dieta o disminución de peso, un embarazo o una intervención quirúrgica, es necesario realizar varios análisis de los lípidos, ya que su nivel puede no corresponder con las concentraciones habituales en el paciente, por lo que resulta poco representativo. Después habrá que determinar si se trata de una hipercolesterolemia primaria o secundaria. También hay que tener en cuenta los posibles antecedentes familiares, que darían lugar a la hipercolesterolemia familiar.

    Esta enfermedad puede detectarse en neonatos mediante un análisis de la sangre del cordón, aunque no llega a ser del todo fiable ya que presenta muchos falsos positivos. Además, el tratamiento debe posponerse hasta el segundo año de vida. Aunque no existe un nivel mínimo recomendado, sí se conoce el nivel a partir del cual aumenta el riesgo de padecer enfermedades coronarias, entre otras.

    Nivel de colesterol Recomendado Límite superior Hipercolesterolemia

    Colesterol total:
    -
    Menos de 200 mg/dl 200-239 mg/dl

    - Más de 240 mg/dl

    Colesterol-LDL:
    Menos de 130 mg/dl
    130-159 mg/dl
    Más de 160 mg/dl

    ¿Qué causa el aumento del colesterol?
    En ocasiones se desconoce el motivo por el cual se produce un aumento del colesterol en sangre, si bien existen una serie de factores de riesgo que favorecen la aparición de hipercolesterolemia, como los antecedentes familiares, la dieta o ciertas enfermedades. La alimentación rica en colesterol, grasas saturadas y calorías es uno de los desencadenantes más comunes.

    La estructura del colesterol es muy resistente, por lo que resulta difícil de eliminar. Por ello, el exceso de colesterol-LDL que no ha podido ser descompuesto tiende a depositarse en las arterias formando ateromas, pequeñas placas obstruyen los conductos. Esto puede derivar en diversas patologías graves: problemas circulatorios, arteriosclerosis, infartos de miocardio y trombosis cerebrales.

    Por otra parte, el colesterol-HDL tiene un efecto protector, ya que transporta el colesterol al hígado favoreciendo su eliminación, y los triglicéridos son menos aterogénicos. Entre los factores que influyen en el incremento del nivel de colesterol se encuentran:

    Dietas inadecuadas: La ingesta abusiva de grasas animales o alcohol ocasiona que el organismo consuma primero otros tipos de nutrientes favoreciendo que el colesterol no se degrade y se acumule en las arterias.

    Algunas enfermedades hepáticas, endocrinas y renales, y la adminsitración de ciertas sustancias aumentan la síntesis de la lipoproteína LDL que transporta el colesterol perjudicial para el organismo.

    Hipercolesterolemia familiar: Se trata de una enfermedad hereditaria ocasionada por un defecto genético que impide que el colesterol LDL sea degradado, con lo que los niveles de colesterol aumentan progresivamente. En estos casos es frecuente la mortalidad temprana por infarto de miocardio o bloqueos asociados a la arterosclerosis.
  • Herramientas de Contenido