Última actualización: Miercoles 17 de Febrero de 2016 - a las 15:15h

Ateroesclerosis

Volver a Enfermedades vasculares y del corazón (patología)

Qué es

Las arterias son vasos sanguíneos que se encargan de llevar la sangre rica en oxígeno al corazón y a otras partes del cuerpo.

Cuando los revestimientos interiores de estas arterias se llenan de grasa, colesterol y otras sustancias que van formando una placa que las obstruye, aparece la ateroesclerosis.  

Al formarse esta placa, la pared de la arteria aumenta y pierde su elasticidad. Uno de los problemas que presenta esta enfermedad es que tiende a desarrollarse con bastante rapidez. La ateroesclerosis afecta a las arterias tanto medianas como grandes.

Causas

A medida que el organismo envejece, el endurecimiento de las arterias se convierte en algo común entre los pacientes: las placas se acumulan y estrechan las arterias, haciéndolas, además, más rígidas.

Los coágulos pueden formarse en estas arterias estrechas y bloquear el flujo de sangre, pero, también, se pueden desprender fragmentos de placa y desplazarse a otros vasos más pequeños e impedir el paso de la sangre y del oxígeno.

Aunque no se conocen las causas exactas de esta enfermedad hay algunas circunstancias que pueden convertirse en factores de riesgo y provocar la aparición de esta afección, como son:

  • Realizar comidas con alto porcentaje de grasas saturadas.

Otro factor de riesgo, pero menos decisivo a la hora de desarrollar ateroesclerosis, es tener algún familiar de primer grado que haya padecido esta enfermedad a una edad temprana.

Los hombres son más proclives a padecer ateroesclerosis; en cambio, cuando las mujeres alcanzan el estado de la menopausia, el riesgo se iguala entre hombres y mujeres.

Síntomas

Al comienzo de la ateroesclerosis los síntomas son prácticamente nulos y no comienzan a aparecer hasta que la obstrucción en las arterias es grave. Cuando esto ocurre, aparece un dolor fuerte en el área afectada.

Estos síntomas suelen presentarse cuando el flujo sanguíneo a una parte del cuerpo se vuelve lento o se bloquea. Puede provocar dolor torácico y dificultad a la hora de respirar.

Las zonas de afectación más frecuentes son el corazón, la carótida, las arterias cerebrales y las de las extremidades inferiores.

En algunas personas los síntomas se aparecen cuando están en reposo y en cambio, en otras, sólo aparecen cuando realizan algún tipo de actividad.

Prevención

Para prevenir la ateroesclerosis, se deben evitar factores de riesgo tales como el consumo de grasas saturadas y colesterol, la hipertensión, fumar o la falta de ejercicio.

Por ello, los especialistas recomiendan llevar una dieta equilibrada y saludable y realizar actividades físicas con carácter rutinario para evitar la aparición de este tipo de afecciones. 

Tipos

Actualmente, no existe una clasificación por tipos de esta enfermedad. 

Diagnóstico

En primer lugar, para diagnosticar la ateroesclerosis, el especialista llevará a cabo un examen físico para comprobar los síntomas del paciente, y, además, realizará una de las siguientes pruebas o, dependiendo del caso, una combinación de las mismas:

  • Cateterización cardiaca: Se inyecta un contraste en la arteria coronaria afectada y, a continuación, se realiza una prueba de rayos X. Sirve para localizar los lugares en donde hay estrechamientos u obstáculos y otro tipo de irregularidades.
     
  • Hacer una prueba de ultrasonidos, llamada Doppler, consistente en enviar ondas sonoras a los vasos sanguíneos para valorar el flujo de la sangre. Si este sonido es débil o nulo, significará una obstrucción en la arteria.
     
  • Contrastar la presión de la sangre en los tobillos y en los brazos para delimitar si existe una buena o mala circulación en la sangre. Si la diferencia de presión es grande, eso significaría que el paciente presenta ateroesclerosis.
     
  • Realizar un escáner nuclear cuando el paciente está reposando, o bien después de haber llevado a cabo una actividad física; esta prueba puede revelar qué áreas del corazón no están recibiendo suficiente sangre.

Tratamientos

El tratamiento puede variar de una persona a otra debido a la edad o el estado de salud, y dependiendo de donde se encuentre localizada la ateroesclerosis. Pero, por lo general, el procedimiento para tratar la ateroesclerosis es:

  • Modificar y disminuir los hábitos propios del paciente: Reducir el colesterol, el tabaquismo o la falta de ejercicio.
     
  • Administrar distintos tipos de medicamentos, como anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos, o medicamentos antiagregantes plaquetarios para reducir la capacidad de adhesión de las plaquetas, ya que éstas producen coágulos.

    También se pueden recetar medicamentos para disminuir la presión arterial y el colesterol.
     
  • Tratamientos quirúrgicos como la angioplastia, que abre las arterias obstruidas, o un bypass de la arteria coronaria que se utiliza en los pacientes que tienen angina de pecho debido a la obstrucción en las arterias coronarias.

TOP MARCAS AL MEJOR PRECIO

Solaray turmeric 30cáps

Potente antioxidante y antiinflamatorio que mejora el sistema articular

23.66 | 18.50

Himalaya Pure Herbs guggul commiphora wightii 60cáps

Ayuda a aliviar problemas de isoariasis, isquemia cardiaca y arterosclerosis

8.80

Otros datos

Si no se aplica un tratamiento precoz para la ateroesclerosis, esta enfermedad se puede convertir en factor de riesgo de ataques cardiacos o de accidentes cerebrovasculares.

Los especialistas recomiendan que los pacientes con riesgo de sufrir esta afección comiencen a realizarse exámenes desde los 20 años para poder llevar a cabo una detección temprana, si se padece.

En el caso de no contar con factores de riesgo que puedan provocarla, se aconseja que el primer examen en hombres se realice a los 35 años y a los 45 años en el caso de las mujeres. 

Denominación

La Real Academia Española (RAE), en su diccionario panhispánico de dudas, incluye como preferencia el uso del término aterosclerosis en vez de ateroesclerosis, dejando esta segunda acepción para su forma adjetiva: ateroesclerótico.

Es poco frecuente el uso del término ateroesclerosis, pero aun así, según las reglas básicas de la lengua, cuando una palabra que comienza por “s líquida”  lleva un prefijo terminado en vocal, se debe incluir una e intermedia. 

Noticias sobre aterosclerosis:

Una dieta mediterránea enriquecida revierte la ateroesclerosis

Identifican cinco posiciones genéticas vinculadas con la ateroesclerosis subclínica

Un nuevo test sanguíneo detecta la presencia de ateroesclerosis

Elige el mejor centro médico para ti:

Servicio desde: 26

Consulta de Cardiología

Ver los 456 centros
Servicio desde: 76

Ecocardiografía de Esfuerzo

Ver los 136 centros
Servicio desde: 140

Riesgo cardiovascular y aterosclerosis

Ver los 26 centros

Un servicio de

Tags:
Política de cookies

Inicia sesión ahora Cerrar

Para poder acceder a este servicio necesitas iniciar sesión como usuario registrado en DMedicina.

Si todavía no lo eres, puedes unirte a nuestra comunidad ahora mismo.
¡Es gratis, muy sencillo y tienes un gran número de ventajas!.

Registrarme ahora

Iniciar sesión

Gracias por comentar en el foro de DMedicina Cerrar

Tu comentario será moderado.

Cerrar ventana

Enviar mail Cerrar

Desactivar mi cuenta Cerrar

Esta acción eliminará su usuario definitivamente de DMEDICINA, con lo que no podrá volver a acceder.
¿Está seguro de querer continuar?

ContinuarCancelar

Preguntas y Respuestas

El equipo de DMedicina evaluará su pregunta;
en el caso de que pueda ser contestada por nuestros especialistas, le ofreceremos una respuesta en un plazo máximo de 10 días.
Si su consulta es urgente, le recomendamos que acuda a su médico.
El equipo de DMedicina se reserva el derecho de descartar aquellas preguntas que no considere ajustadas estos objetivos.

Enviar pregunta

Respuestas moderadas

Su respuesta puede ser de ayuda para otro paciente.

Por favor, evite incluir marcas comerciales de medicamentos o referencias personales;
de lo contrario, su respuesta no será publicada.

Enviar respuesta