Herramientas de contenido

Enfermedades:

Varices

¿Qué es?

Las varices o venas varicosas son venas hinchadas a causa de una acumulación anormal de sangre producida por una debilidad, a menudo heredada, en las paredes de las venas superficiales. Esta debilidad hace que las venas se estiren y se dilaten, de manera que la sangre se acumula fácilmente cuando una persona permanece de pie durante mucho tiempo. Este proceso se da habitualmente en las venas de las piernas y las mujeres son más propensas a padecerlo.

Causas

Entre las principales causas de la aparición de varices destacan tres. En primer lugar, y si se trata de varices primarias, están las válvulas congénitamente defectuosas. Las válvulas son responsables de hacer circular la sangre hacia el corazón, por lo que si no funcionan correctamente la sangre se acumula en la vena provocando su hinchazón.

La tromboflebitis provoca el mismo efecto. En este caso, son trombos, o lo que es lo mismo, coágulos, dificultan la circulación. Esta situación puede darse, por ejemplo, tras prolongados periodos de reposo en cama. Y, por último,  la tercera causa más probable para la aparición de varices es el embarazo. Por suerte, las varices que aparecen durante el período de gestación son secundarias y tienden a desaparecer entre 2 y 3 semanas después del parto.

Síntomas de Varices

Entre los signos más comunes está la propia apariencia estética y el dolor, lo que se manifiesta en:

  • Venas agrandadas
  • Hinchazón del tobillo
  • Molestias en las piernas
  • Y picores en la parte inferior de la pierna y el tobillo que pueden derivar en rasguños y hemorragias.

Es importante destacar que, en ocasiones, los síntomas son peores cuando las varices se están desarrollando que cuando ya están formadas. Por otra parte, algunas personas desarrollan complicaciones como dermatitis, flebitis o úlceras.

Diagnósticos

Detectar la aparición de varices es una tarea sencilla puesto que éstas se aprecian a simple vista, pero los síntomas pueden aparecer antes de que las varices sean visibles. De ser así, su médico puede palparle la pierna para determinar la naturaleza del trastorno. Y si de lo que se trata es de evaluar el flujo sanguíneo, algunos médicos optan por realizar radiografías o ecografías dúplex de la extremidad.

Tratamientos

El tratamiento de las varices está enfocado a aliviar los síntomas y evitar que el trastorno vaya a más puesto que, en principio, no tienen cura. En este sentido, se recomienda al paciente que evite permanecer de pie durante mucho tiempo, (especialmente en el caso de personas con antecedentes familiares del mismo tipo), trate de elevar las piernas cuando descanse o duerma y que use calcetines elásticos. Éstos comprimen las venas, impidiendo que se produzcan estiramientos o heridas.

Es posible recurrir a la cirugía, con objeto de extraer la mayor cantidad posible de venas varicosas. El principal inconveniente es que el procedimiento deja cicatrices, además de no eliminar la tendencia a desarrollar nuevas varices.  La escleroterapia o terapia con inyecciones es una alternativa al quirófano, que consiste en inyectar una solución que produce un tipo inocuo de flebitis. En teoría, la cicatrización del trombo obstruye la vena aunque si esto no sucede y el trombo se disuelve la variz puede reabrirse.

Compartir

  • Logotipo de Mail
  • Logotipo de Linkedin