Herramientas de contenido

Enfermedades:

Hemorragias ginecológicas

¿Qué es?

Se considera que la menstruación es normal cuando el sangrado uterino ocurre entre cada 25 y 35 días y no es excesivo. La duración normal del sangrado viene a ser de entre 2 y 7 días. La hemorragia uterina anormal se produce cuando o la frecuencia o la cantidad del sangrado uterino difiere de lo mencionado anteriormente o bien ocurren sangrados uterinos sin relación con el ciclo menstrual.

Causas

El sangrado uterino anormal, puede deberse a anomalías estructurales del útero o a lo que se denomina hemorragia uterina disfuncional. Entre las anomalías estructurales se encuentran lesiones benignas, como los pólipos endometriales, los fibromas o miomas uterinos y la adenomiosis. También puede ser la manifestación de un cáncer de endometrio, más frecuente en mujeres de mayor edad. En otras ocasiones puede deberse a lesiones a nivel del cérvix o de la vagina, ya sean benignas o cancerosas, infecciones crónicas del endometrio (endometritis) o al uso de dispositivos intrauterinos (DIU).

Otras causas de hemorragia uterina anormal, no directamente relacionadas con anomalías estructurales, pueden ser el uso de medicaciones que afectan a la producción normal de estrógenos y progesterona, enfermedades médicas crónicas, tales como la diabetes o enfermedades del hígado, riñón, glándula tiroidea o glándulas suprarrenales. También el estrés físico o emocional puede inducir la aparición de una hemorragia uterina anormal. Por hemorragia uterina disfuncional se entiende cuando este sangrado anormal ocurre sin relación a anomalías estructurales del útero o del endometrio. La principal causa es la anovulación, es decir la falta de ovulación.

Diagnósticos

Toda mujer que experimenta una hemorragia uterina anormal debería ser evaluada en una consulta médica. Entre los procedimientos diagnósticos que deberían realizarse para determinar la causa de dicha hemorragia situaríamos en primer lugar la exploración física y la biopsia de endometrio. Esta última consiste en la toma de una muestra del interior del útero para descartar la presencia de alteraciones.

La ecografía, una técnica basada en ultrasonidos y que por lo tanto no implica la exposición a rayos X, es sin duda la técnica de diagnóstico por imagen más empleada en la evaluación de la hemorragia uterina anormal. Permite el estudio del útero y de los ovarios.

La histeroscopia también es un procedimiento diagnóstico muy útil en el diagnóstico de la hemorragia uterina anormal. Esta técnica consiste en la introducción de un pequeño instrumento a través del cuello uterino que permite la inspección visual directa de la cavidad uterina.

En determinadas circunstancias puede ser recomendable la realización de un legrado uterino, que ha de hacerse bajo anestesia general, y además de aportar información diagnóstica puede, en algunas ocasiones, ser terapéutico.

Por otro lado, hay causas de hemorragia uterina anormal en relación con enfermedades crónicas o alteraciones de la coagulación, así como a la anovulación. Por ello puede ser recomendable la realización de una serie de análisis sanguíneos para descartar alteraciones en aquellos órganos que pueden inducir la aparición de dicha hemorragia anormal.

Tratamientos

El tratamiento ha de individualizarse según la causa específica del sangrado anormal. En el caso de la hemorragia uterina disfuncional, debida a la anovulación, el tratamiento será fundamentalmente médico, mediante la toma de fármacos que reinstauren la ovulación o bien permitan un control de la hemorragia. En caso de que estos tratamientos fracasen una alternativa útil es la ablación endometrial, es decir, la separación quirúrgica de la mayor parte del tejido endometrial, lo cual permitiría una disminución en la cuantía del sangrado. Este tratamiento ha de reservarse para aquellas pacientes que descarten quedarse embarazada. Se realiza por vía histeroscópica bajo anestesia general. Es importante excluir lesiones serias de endometrio, fundamentalmente cáncer de endometrio, antes de realizar este procedimiento.

En el caso de enfermedades crónicas que induzcan hemorragias uterinas anormales, el enfoque terapéutico debe dirigirse fundamentalmente al tratamiento de dicha enfermedad, siendo de ayuda medidas similares a las anteriormente descritas.

En el caso de anomalías estructurales del útero o del endometrio, tendrán un tratamiento específico, fundamentalmente de tipo quirúrgico, bien sea utilizando la histeroscopia, como puede ser la extirpación de miomas, de pólipos o bien mediante cirugía a cielo abierta (laparatomía), pudiendo ser necesario la extirpación sólo del mioma en caso de que éste sea la causa del sangrado (lo que se denomina miomectomía) o en circunstancias extremas la extracción del útero (histerectomía).

Compartir

  • Logotipo de Mail
  • Logotipo de Linkedin