Última actualización: Lunes 06 de Julio de 2015 - a las 10:46h

Sarampión

Volver a Infecciosas (patología)

Qué es

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa causada por la infección del virus del sarampión, que en ausencia de vacunación afecta principalmente a niños, aunquepersonas de cualquier edad no inmunizadas pueden ser infectadas.

Cuando una persona "pasa" el sarampión queda inmunizada para toda la vida; sin embargo, es importante prevenir esta infección puesto que puede tener afectaciones y secuelas graves.

Según explica José Marimón, microbiólogo, miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), el sarampión se incluye dentro de las cinco enfermedades exantemáticas clásicas de la infanciamicrobiólogo, miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), el sarampión se incluye dentro de las cinco enfermedades exantemáticas clásicas de la infancia

Incidencia

“Desde la introducción de la vacuna frente al sarampión en 1978, la incidencia de esta enfermedad en España ha ido disminuyendo progresivamente. De hecho el comité regional de la OMS tenía previsto erradicar el sarampión de Europa para el año 2015”, explica Marimón.

El especialista matiza que, sin embargo, la presencia de bolsas de población no vacunada, junto con un nivel de protección inmunitaria en algunos grupos de población inferior al necesario para eliminar la transmisión del virus, unido a la facilidad de que personas infectadas puedan realizar viajes internacionales, “ha hecho que el sarampión no desaparezca permanentemente de nuestro país produciéndose brotes en general localizados, más o menos grandes, a menudo originados en otros países. Así, en 2011 hubo en España un brote con más de 3.500 casos que afectó fundamentalmente a Andalucía”.

En los años 2013 y 2014 se han vuelto a cifras de incidencia muy bajas, con menos de 120 nuevos casos por año.

Causas

Generalmente, el sarampión se contrae durante la infancia, entre los 12 meses y los 4 años. La causa es la infección por el virus del sarampión. Se trata de una enfermedad muy contagiosa, que se transmite a través del contacto directo con una persona infectada, o bien por el aire, con las gotitas de Pflügge (diminutas secreciones expulsadas al hablar, estornudar o toser que tienen capacidad para transmitir determinadas infecciones).

Síntomas

Los principales síntomas del sarampión son la fiebre alta y el exantema maculopapular, según señalan desde la Seimc. El exantema maculopapular consiste en erupciones con puntitos blancos, rodeados de un halo de inflamación rojo.

Otros síntomas típicos son la tos, la rinitis y la conjuntivitis. En adultos puede ir acompañado de gastroenteritis y afectación hepática.

Prevención

La vacuna contra el sarampión es la única medida que existe para prevenir la aparición de la enfermedad.

El microbiólogo José María Marimón explica que en España se empezó a vacunar frente al sarampión en 1978 con una vacuna monovalente. Desde 1982 se administra en la vacuna triple-vírica junto con los virus de la rubéola y la parotiditis (paperas).

“Actualmente se dan dos dosis de la vacuna del virus atenuado, una a los 12 meses de edad y otra de recuerdo a los 4 años. El sarampión solo posee un serotipo y afecta exclusivamente al ser humano, por lo que al disponer de una vacuna eficaz es una enfermedad que podría ser erradicada”, afirma Marimón.

El especialista señala que, en el caso de personas que hayan tenido un contacto estrecho con enfermos de sarampión y que tengan un alto riesgo de complicaciones, como las embarazadas y los inmunodeprimidos, así como aquellos pacientes en los que la vacuna está contraindicada, puede administrarse una inmunoglobulina específica frente al virus que debe ser administrada en los 6 días posteriores a la exposición.

 

El sarampión se contrae, generalmente, durante la infancia, entre los 12 meses y los cuatro años.

Tipos

A día de hoy sólo se conoce un serotipo del virus del sarampión. Desde el punto de vista genético (basado en los tipos de genes que codifican la hemaglutinina y la nucleoproteína) hasta la actualidad se han descrito 19 genotipos diferentes.

Diagnóstico

El diagnóstico del sarampión se suele realizar a partir de test serológicos que permiten detectar los anticuerpos IgG e IgM frente al virus en sangre-

“Existen otros test que detectan el virus, fundamentalmente en la faringe, mediante técnicas de amplificación molecular o, más raramente, de cultivo celular”, apostilla Marimón.

Pruebas diagnósticas

La principal prueba que tiene que realizarse el paciente para facilitar el diagnóstico es un análisis de sangre que permitirá la detección de los anticuerpos frente a la infección.

En el caso haya brotes es conveniente que el médico realice un frotis faríngeo para proceder al análisis molecular del virus (bien directamente o tras cultivo viral), lo que tiene un gran valor desde un punto de vista epidemiológico, ya que facilita conocer el origen de los brotes y trazar las cadenas de transmisión.

Tratamientos

No existe tratamiento antiviral específico frente al virus del sarampión. En caso de que se produzca la infección, el tratamiento se basa en la administración de antitérmicos para la fiebre y antitusígenos para la tos.

Es recomendable que mientras dure la infección el enfermo guarde reposo y mantenga una buena hidratación.

El tratamiento con antibióticos sólo se requiere cuando aparecen complicaciones bacterianas.  

Otros datos

Complicaciones

Las complicaciones más frecuentes del sarampión son las infecciones bacterianas, como la otitis media o la neumonía, esta última sobre todo entre los lactantes.

La encefalitis o inflamación del encéfalo es otra de las posibles complicaciones del sarampión, que puede producir déficits neurológicos. Sin embargo, este tipo de enfermedades no suele aparecer en niños bien nutridos y su incidencia es muy escasa.

Pronóstico

“En los países desarrollados se trata, en general, de una infección benigna”, afirma Marimón. “No obstante, pueden ocurrir complicaciones graves como la neumonía (ya sea causada por el propio virus o por sobreinfección bacteriana) y la encefalitis, más frecuentes en menores de niños entre 1 y 2 años y en adultos”.

En pacientes inmunodeprimidos y en casosde malnutrición (países en vías de desarrollo) el sarampión es una importante causa de morbilidad y mortalidad.

¿Cuándo es necesario acudir al especialista?

Ante una sospecha de sarampión el paciente debe acudir siempre al pediatra o médico de familia. “Por ejemplo, cuando presenta fiebre en el contexto de un contacto reciente con un paciente enfermo de sarampión o ante cualquier cuadro de fiebre elevada con exantema”, advierte el miembro de la Seimc.

Política de cookies

Inicia sesión ahora Cerrar

Para poder acceder a este servicio necesitas iniciar sesión como usuario registrado en DMedicina.

Si todavía no lo eres, puedes unirte a nuestra comunidad ahora mismo.
¡Es gratis, muy sencillo y tienes un gran número de ventajas!.

Registrarme ahora

Iniciar sesión

Gracias por comentar en el foro de DMedicina Cerrar

Tu comentario será moderado.

Cerrar ventana

Enviar mail Cerrar

Desactivar mi cuenta Cerrar

Esta acción eliminará su usuario definitivamente de DMEDICINA, con lo que no podrá volver a acceder.
¿Está seguro de querer continuar?

ContinuarCancelar

Preguntas y Respuestas

El equipo de DMedicina evaluará su pregunta;
en el caso de que pueda ser contestada por nuestros especialistas, le ofreceremos una respuesta en un plazo máximo de 10 días.
Si su consulta es urgente, le recomendamos que acuda a su médico.
El equipo de DMedicina se reserva el derecho de descartar aquellas preguntas que no considere ajustadas estos objetivos.

Enviar pregunta

Respuestas moderadas

Su respuesta puede ser de ayuda para otro paciente.

Por favor, evite incluir marcas comerciales de medicamentos o referencias personales;
de lo contrario, su respuesta no será publicada.

Enviar respuesta