Herramientas de contenido

LA CIRUGÍA ARTROSCÓPICA REINSERTA LOS LIGAMENTOS

El 95% de luxación de hombro en jóvenes se suele cronificar

El hombro suele luxarse por una actividad deportiva. Se produce una rotura de ligamentos que no cicatriza de forma espontánea, por lo que hay que tener cuidado para que no derive en una inestabilidad crónica. La cirugía artroscópica tiene un papel en esta lesión.

Santiago Rego. Santander   |  19/02/2010 00:00

Herramientas de Contenido

Visualización de la lesión

Artroscopia del tendón del bíceps (DM)

Galería Noticia

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

De todas las patologías del hombro la más frecuente es la que afecta a los tendones del manguito rotador, y la siguiente por número de cirugías es la luxación recidivante de hombro. En este último caso, una vez producida la primera luxación es posible que con ciertos movimientos o traumatismos menores el hombro vaya saliéndose de su lugar o luxándose.

Esto es más fácil que se produzca cuanto más temprana haya sido la primera luxación, y si se ha producido antes de los 18 años existe un 95 por ciento de posibilidades de derivar en una inestabilidad crónica o luxación recidivante, por lo que la artroscopia es la técnica de elección frente a la cirugía abierta.

Así se ha expresado Luis Pérez Carro, adjunto del Servicio de Traumatología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, que junto a Pau Golanó, profesor del Departamento de Patología y Terapéutica Experimental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, dirige el II Simposio Internacional de Cirugía Ortopédica y Traumatología, que en esta ocasión se centra en la cirugía artroscópica y prótesis de hombro con la participación, en el Palacio de la Magdalena, de Santander, de 400 especialistas.

  • La mayoría de los casos pueden tratarse con cirugía artroscópica, y se utilizan diversos sistemas que sirven para reinsertar los ligamentos

El especialista ha señalado que el hombro suele luxarse o salirse de su lugar por un traumatismo de cierta importancia, normalmente por una actividad deportiva. "Se produce una rotura de los ligamentos, llamada técnicamente lesión de Bankart, que no cicatriza espontáneamente, y en el caso de pacientes jóvenes hay que extremar las precauciones, porque hay un 95 por ciento de posibilidades de derivar en una inestabilidad crónica o luxación recidivante".

La mayoría de los casos pueden tratarse mediante cirugía artroscópica, y se utilizan diversos sistemas que sirven para reinsertar los ligamentos y la cápsula de la articulación en su lugar. "Estos sistemas consisten en pequeños anclajes metálicos o de material reabsorbible que se insertan en el hueso y, mediante unos hilos de sutura que llevan adosados, permiten reparar la lesión".

Cambio de abordaje
La cirugía abierta ha ayudado a muchos pacientes, ha agregado Pérez Carro, a solucionar su patología, pero actualmente la cirugía artroscópica se ha convertido en el método preferido por los cirujanos para el tratamiento de la mayoría de los problemas del hombro.

"Las técnicas artroscópicas ofrecen mejores resultados que las clásicas de cirugía abierta, ya que con dos mínimas incisiones, para introducir una microcámara e instrumental de microcirugía artroscópica, se consigue eliminar o reconstruir el mismo tejido que provoca la lesión, permitiendo ahorrarse las molestias inherentes a la cirugía abierta".

  • El paciente se beneficia de la mínima agresión de la técnica: menos sangrado, menor tasa de rigidez y de dolor por adherencias y mínimo dolor

Asimismo, el paciente se beneficia de la mínima agresión de la técnica: menos sangrado, menor tasa de rigidez y de dolor por adherencias, mínimo dolor y una probabilidad de infección casi nula, con reincorporación más rápida a la actividad laboral y deportiva, ha enumerado el traumatólogo.

Lesión frecuente
No obstante, la patología más habitual es la alteración del manguito rotador, una tendinopatía degenerativa crónica que afecta, en mayor o menor grado, a todos los elementos del espacio subacromio-deltoideo. "Aunque el diagnóstico es esencialmente clínico, apreciándose en la radiología de hombro una esclerosis del troquiter, generalmente se usan otras medidas diagnósticas como la ecografía o la resonancia nuclear magnética cuando se sospecha rotura tendinosa".

El tratamiento en las fases agudas es el reposo de aquellas actividades que requieran elevación del brazo por encima de la cabeza, pudiéndose prescribir antiinflamatorios no esteroideos, crioterapia (uso de bolsa de hielo) e infiltraciones de corticoides. "Si no se soluciona el problema, el paciente requiere cirugía y las técnicas artroscópicas son las que mejor solucionan el problema dada su menor agresividad".

Herramientas de Contenido

Parece que no tienes el plugin de Flash instalado... descargar plugin de Flash