Herramientas de contenido

La luteína previene las enfermedades oculares

La luteína, un micronutriente carotenoide presente en la yema del huevo y las espinacas, podría prevenir el desarrollo de enfermedades oculares, como las cataratas o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Redacción   |  10/10/2002 00:00

Herramientas de Contenido

La DMAE es una de las principales causas de ceguera a partir de los 65 años. Este trastorno provoca la aparición de nuevas membranas neovasculares (vasos sanguíneos) que destruyen poco a poco la mácula, responsable de la visión central y la agudeza visual.

La luteína parece tener un efecto protector frente a esta enfermedad, que afecta a más de 300.000 españoles. Se trata de un agente antioxidante que, junto a la zeaxatina, “se acumula en la región macular de la retina, y protege la mácula y el epitelio pigmentario del bombardeo de longitudes de onda luz ultravioleta”, explica el doctor Félix Armadá, especialista del Servicio de Oftalmología del Hospital La Paz, en Madrid.

La luteína y la zeaxatina son los principales carotenoides que se encuentran en el ojo, el cristalino y la mácula lútea de la retina. Varios estudios han asociado la densidad óptica del pigmento macular con la conservación de la función fóvea en pacientes con maculopatía anular, y con la conservación de la sensibilidad visual en las personas en edad avanzada. De hecho, se ha observado que la densidad óptica del pigmento macular se puede modificar con aportes dietéticos de luteína y zeaxatina.

Alimentación

La dieta juega un papel muy importante en el mantenimiento de la concentración de luteína en la mácula. Este antioxidante se encuentra en los pigmentos liposolubles de las plantas y no puede ser sintetizado por el organismo, de manera que debe ingerirse a través de la dieta o mediante suplementos. “Está presente en los alimentos de origen vegetal: verduras de hoja verde (espinacas, brécol, coles); hortalizas (tomate, pimiento o calabaza); algunas semillas, y la yema de huevo”, indica Alfredo Entrala, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Alfonso X El Sabio.

“El consumo de alimentos como las espinacas, el brécol o los huevos se asocian con una disminución del riesgo de desarrollar catarata de un 20 por ciento y de sufrir DMAE en un 40 por ciento”, señala Armadá.

En cuanto al aporte de luteína en la dieta, el estudio ‘eVe’ indica que la población adulta española consume 2,7 miligramos al día, mientras que los niveles aconsejados de suplementación varían entre 2 y 5 miligramos diarios. “Las principales fuentes dietéticas de luteína en la población adulta son las coles (30%); la lechuga (25%); las espinacas (22%) y los tomates (4,3%)”, concluye Entrala.

Herramientas de Contenido

Parece que no tienes el plugin de Flash instalado... descargar plugin de Flash