Herramientas de contenido

Enfermedades:

Presbicia

¿Qué es?

La presbicia consiste en la dificultad para enfocar bien de cerca como consecuencia de la edad. Es lo que se llama vulgarmente “vista cansada” que suele aparecer en torno a los 40-45 años. Se trata de una alteración fisiológica natural y no de una patología.

Causas

Es una consecuencia del lógico deterioro muscular causado por la edad. El ojo cuenta con un músculo, llamado ciliar, con el que se acomoda el cristalino (la “lente” ocular) para que las imágenes cercanas puedan verse con nitidez. El músculo ciliar, como el resto de los músculos del cuerpo, pierde elasticidad con el paso del tiempo y por tanto, capacidad para enfocar el cristalino y ver bien de cerca.

Síntomas de Presbicia

Los primeros síntomas son muy concretos: se ven los objetos cercanos desenfocados; para leer hay que alejar el texto, y se necesita más luz. Esta condición afecta por igual a miopes y a hipermétropes, aunque éstos suelen sufrirla antes, y también a aquéllas personas que nunca antes habían llevado gafas.

Tratamientos

Corrección óptica :

  • Lentes convencionales: corrigen el enfoque para la visión de cerca, pero desenfocan las distancias de lejos a intermedias.
  • Lentes bifocales: facilitan la alternancia entre la visión cercana y la de larga distancia, puesto que enfocan bien ambas, de cerca por la parte inferior de la lente y de lejos por la parte superior.
  • Lentes progresivas: permiten la visión a cualquier distancia, variando la posición de la cabeza. La estructura es la misma que la de la lente bifocal, pero no se nota el corte entre la parte inferior para la presbicia y la superior.
  • Lentes de contacto: imitan el sistema de las lentes multifocales, aunque también existen lentillas monofocales: una de ellas enfoca de cerca y la otra de lejos.

Cirugía

El tratamiento quirúrgico de la presbicia no es definitivo. Hay que tener en cuenta que el músculo ciliar pierde elasticidad con el tiempo, a pesar de que se haya corregido. Una de las técnicas quirúrgicas se basa en la corrección a través del láser. También se puede emplear una implantación de prótesis (técnica de Schachar) con las que se recupera la distancia entre el cristalino y el músculo ciliar. En algunos casos se implantan lentes intraoculares.

Compartir

  • Logotipo de Mail
  • Logotipo de Linkedin