Herramientas de contenido

Levantarse frecuentemente para orinar por la noche, una molestia que tiene tratamiento

La nocturia consiste en la necesidad de levantarse más de dos veces durante la noche para ir al baño. Este signo, común en pacientes con hiperplasia de próstata, afecta mucho a la calidad de vida.

Alberto Bartolomé. Berlín   |  25/04/2007 17:37

Herramientas de Contenido

Levantarse a orinar por la noche puede ser algo normal. No lo es tanto si es necesario hacerlo repetidas veces, lo que se denomina nocturia, un síntoma que provoca un considerable descenso de la calidad del sueño de las personas que lo padecen. Carlos Hernández, jefe del Servicio de Urología del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, ha presentado en el Congreso Europeo de Urología, celebrado en Berlín, los resultados de un estudio sobre nocturia realizado en más de 500 pacientes de toda España.

"Cuando una persona se tiene que levantar entre tres y seis veces todas las noches para orinar sufre muchos problemas: pérdida de la calidad del sueño, menor descanso, mayor cansancio al despertar, incluso sus niveles de inmunidad bajan", afirma Hernández.

"Una de las causas de la nocturia es la hiperplasia de próstata. Esta afección, que habitualmente es benigna, consiste en un aumento del tamaño de la próstata que obstruye parcialmente la uretra, lo que impide el vaciado de la vejiga. Cuando una persona con este problema orina, sólo micciona una proporción del líquido acumulado -una tercera parte o dos terceras partes, dependiendo de cada paciente-. Este vaciado insuficiente provoca que después de poco tiempo la vejiga esté llena de nuevo, lo que obliga al enfermo a evacuar otra vez".

Mayores de 50 años
Cualquier persona puede padecer nocturia, pero es más común entre las mayores de 50 años. Hernández ha presentado en Berlín el estudio PreNoc, que ha investigado la prevalencia de nocturia en enfermos españoles. "Hemos detectado que el 83 por ciento de los varones mayores de 60 años con hiperplasia benigna de próstata sufren nocturia; es decir, que se levantan más de dos veces por la noche a orinar". El estudio ha analizado a 502 pacientes en toda España que habían acudido a su urólogo con molestias en su tracto urinario inferior. Esta investigación ha mostrado "que los pacientes con nocturia acuden antes al urólogo que los enfermos con hiperplasia benigna de próstata que no padecen la disfunción. Este hecho muestra lo molesto que puede ser el síntoma para los enfermos". De hecho, también se midió cómo afectaba la nocturia a la calidad de vida, comprobándose un descenso notable.

"Un 90,6 por ciento de los varones con hiperplasia de próstata sin nocturia declaró tener una calidad de vida buena. Este porcentaje se reduce entre las personas que padecen nocturia: el 42,9 por ciento de los enfermos declaran que tienen una calidad de vida mala o muy mala".

La calidad del sueño es el principal factor afectado por la nocturia. Mark Speakman, director médico del Hospital Taunton and Somerset, en el Reino Unido, ha explicado la relación entre necesidad miccional y falta de sueño. "Durante la noche, cualquier persona pasa por diferentes etapas en su sueño de forma alternativa. La fase de movimiento ocular rápido (REM, por sus siglas en inglés) ocupa entre el 20 y el 25 por ciento del sueño nocturno. Las fases no REM -en las que se descansa más profundamente- ocupan el resto (alrededor del 75 por ciento). Las etapas REM y no REM se alternan durante toda la noche. La parte más reparadora del descanso nocturno ocupa las primeras tres horas después de quedarse dormido", explica Speakman, y añade que "despertarse durante estas primeras horas de la noche hace que el sueño sea mucho menos reparador". El especialista mostró que, con la edad, las horas de sueño no REM disminuyen, lo que hace más necesario cuidar bien las pocas horas de sueño reparador que le quedan al paciente".

Más cuidado
Hernández ha demostrado que los enfermos con hiperplasia de próstata con nocturia demandan más tratamiento que los que no padecen este síntoma. "La terapia que ha demostrado más eficacia son los alfabloqueantes que relajan la musculatura prostática, permitiendo el vaciamiento más sencillo de la vejiga y disminuyendo los síntomas nocturnos".

Si los pacientes no mejoran con alfabloqueantes sólo les queda la opción de la cirugía: "La solución quirúrgica intenta reducir la hiperplasia mediante la reducción del tamaño prostático para facilitar el vaciado".

La hiperplasia es una enfermedad evolutiva. Algunos pacientes se estabilizan; sin embargo, más del 50 por ciento empeoran en sus síntomas, incrementando la incomodidad, la sensación de urgencia y la frecuencia miccional durante el día, llegando a padecer escapes de orina.

Nocturia y depresión
"La nocturia es la causa más frecuente de problemas de sueño entre los varones", afirma Tim Schneider, del Departamento de Urología de la Clínica PUR/R, en Mülheim, Alemania. "Un paciente con nocturia tiene seis veces más posibilidades de desarrollar depresión en comparación con personas que no padecen este síntoma. De hecho, el tratamiento con antidepresivos es cinco veces más común en ancianos con nocturia". Conocer el número de despertares es importante para estimar cómo afecta la nocturia: "Cuanto más hay, mayor es el impacto en la calidad de vida del afectado", ha explicado Emmanuel Chartier-Kastler, profesor de Urología en la Escuela Pierre y Marie Curie, de la Universidad de París, que aboga por la necesidad de evaluaciones precisas a los pacientes, que incluyan el número de micciones nocturnas, su cantidad y los periodos de insomnio tras los despertares nocturnos.

Herramientas de Contenido