Herramientas de contenido

Prevención de la insuficiencia renal

12/02/2003 00:00

Herramientas de Contenido

En muchos caso es posible detectar y tratar a tiempo una insuficiencia renal. Se logra con campañas de educación y divulgación sanitaria, así como mediante revisiones médicas periódicas. También es importante el control y seguimiento de ciertos procesos, como la diabetes, la tensión arterial alta, el embarazo, etc., así como que la medicación y las pautas dietéticas las determinen médicos especialistas.

Muchas veces, antes de que aparezcan los síntomas de una insuficiencia renal, ya está establecida la enfermedad base que la causa.

En estos casos, las medidas irán destinadas a retrasar la aparición del fracaso renal.

Es posible, de una forma genérica, tomar una serie de medidas preventivas actuando sobre las diversas causas que provocan la insuficiencia renal.

Enfermedades hereditarias

Es necesario efectuar un estudio genético y un buen asesoramiento en planificación familiar, ya que la única prevención que se puede aplicar consiste en evitar tener descendencia.

Enfermedades inflamatorias del riñón

Tratamiento eficaz de procesos infecciosos que puedan producir glomerulonefritis (endocarditis bacteriana, amigdalitis estreptocócica...) .

Diabetes

Seguir fielmente el tratamiento prescrito

Evitar un descenso brusco de azúcar en sangre (hipoglucemia)

Seguir una dieta específica, establecida por el médico

Tensión arterial

Evitar o reducir la ingesta de alcohol

Disminuir la ingesta de sal

Controlar el sobrepeso

En pacientes hipertensos, no abandonar nunca la medicación indicada y cumplir con las dosis y pautas prescritas

Tomarse la tensión arterial con regularidad

Infecciones urinarias

En muchas ocasiones las infecciones urinarias pasan inadvertidas por la ausencia de síntomas específicos.

En el sexo femenino aparecen con más frecuencia en niñas, en adolescentes coincidiendo con el comienzo de la menstruación y relaciones sexuales y durante el embarazo

En caso de embarazo se producen una serie de mecanismos que afectan el buen funcionamiento de la micción, por lo que es importante que el ginecólogo establezca un control al respecto

En el varón la frecuencia aumenta si se presentan problemas prostáticos

En los niños hay que efectuar una serie de medidas higiénicas: en los varones, mediante una correcta limpieza del glande y, en las niñas, efectuando el lavado de la zona urogenital de delante hacia atrás, nunca al revés, para evitar la infección a causa de bacterias de la flora rectal

Mantener una correcta higiene durante la menstruación. Tras la relación sexual es conveniente efectuar lavados asépticos de los genitales

En casos de relaciones con parejas no habituales o de higiene dudosa, hay que usar preservativo

Si la infección urinaria está establecida, hay que tomar líquidos en abundancia, extremar las medidas higiénicas, evitar el estreñimiento y seguir fielmente la medicación prescrita


Herramientas de Contenido