Herramientas de contenido

Enfermedades:

Diarrea

¿Qué es?

La diarrea es un proceso infeccioso, de carácter leve en la mayor parte de los casos. Afecta a entre el 20 y el 50 por ciento de las personas que viajan a zonas tropicales y subtropicales de Africa, Iberoamérica y Sudeste asiático. Suele aparecer bruscamente durante los primeros días de viaje o pocos días después de regresar. Su causa es infecciosa principalmente a través de bacterias.

Causas

Los agentes que causan más frecuentemente diarreas son las bacterias especialmente la Escherichia coli. También pueden estar implicados los rotavirus o protozoos como giardia lamblia. El germen más frecuentemente implicado es Escherichia coli enterotóxica, que coloniza el intestino en unas 24-48 horas, se adhiere a las paredes intestinales y produce las toxinas responsables de la sintomatología.

Síntomas de Diarrea

El cuadro clínico, generalmente leve, consiste la emisión de tres o más deposiciones diarias, acuosas, acompañadas de: náuseas y/o vómitos, dolor abdominal con intensidad variable, fiebre o sensación de defecación incompleta (tenesmo). Es un proceso que generalmente dura menos de cuatro días en ausencia de tratamiento. Si la deposición tiene presencia de sangre indica que el germen causante de la infección pertenece al grupo de los enteroinvasivos y obliga a consultar al médico.

Prevención

La mejor medida son los hábitos alimenticios. Debe ponerse especial cuidado en alimentos con huevo crudo o poco cocinado (salsas y postres y con los derivados de la leche).

- Los alimentos cocinados deben conservarse a una temperatura inferior a 10 grados o mayor de 60. -La leche no pasteurizada debe ser hervida antes de su consumo. El agua de bebida debe hervirse, clorarse o filtrarse, excepto si la seguridad está garantizada
- No poner cubitos de agua en las bebidas, a no ser que hayan sido preparados con agua segura.
- Los alimentos ingeridos en puestos callejeros, restaurantes típicos, comedores escolares y comunitarios son los de mayor riesgo.
- Si se ha de comer sin estar seguro, ingerir pequeñas cantidades, ya que los ácidos gástricos ejercen un efecto protector.
- Alimentos aconsejados: Agua con gas embotellada; verduras y frutas con la piel intacta, cuidadosamente peladas y lavadas por quien las vaya a consumir; té o café calientes y carnes o pescados bien cocidos o fritos.
- Alimentos desaconsejados: Helados callejeros, cubitos de hielo en las bebidas, carne, pescado o marisco crudo, ensaladas y fruta que lleven varias horas expuestas en tenderetes de mercados.

Tratamientos

En general las medidas que se deben seguir son las siguientes:

  • Realizar una dieta astringente e ingerir líquidos en abundancia, como té recién hechos o bebidas de agua mineral carbónica. Los alimentos deben ser suaves y en poca cantidad, para responder a las necesidades de la persona sin cargar el sistema digestivo.
  • Solución de sales de rehidratación oral. Sólo es necesaria en algunos casos especiales y niños. Si no se tiene este preparado se puede preparar de forma sencilla, mezclando cinco gramos de cloruro sódico, cincuenta gramos de arroz precocinado o cuarenta gramos de sacarosa en un litro de agua potable. El potasio se repone con la administración de zumo de limón, coco, plátano, etc.
  • Si el número de deposiciones es excesivo puede recurrirse a fármacos contra la diarrea como la loperamida o el tanatos. Ambos tienen efectos secundarios, por lo que han de usarse tras consultar a un médico. La loperamida y otros antidiarreicos están contraindicados en los viajeros con una diarrea grave. No deben administrarse a niños.
  • No es recomendable el tratamiento con antibióticos, excepto en las personas con una inmunodepresión grave o una enfermedad previa importante. Aquellas personas que por el viaje que realizan tienen poca o nula accesibilidad a centros sanitarios, deberían incluir en su botiquín algún antibiótico de amplio espectro, además de fermentos lácticos y antidiarreicos.

Otros datos

  • Lugar de destino: Las zonas tropicales y subtropicales de Africa, Iberoamérica y Sudeste asiático son las zonas más probables para contraer la diarrea.
  • Factores de riesgo personales: presencia de enfermedades previas como la diabetes mellitus, las inmunodepresiones severas provocadas por fármacos o por el sida, las resecciones intestinales o gástricas y la disminución de la secreción gástrica.
  • Hábitos alimenticios durante el viaje: permiten desarrollar una prevención activa frente a la diarrea. La mejor forma de protegerse consiste en seleccionar cuidadosamente los alimentos y bebidas.

Compartir

  • Logotipo de Mail