Herramientas de contenido

Cómo mejorar las relaciones sexuales

Mantener unas relaciones íntimas de calidad es salud. Las doctoras Berman explican en su obra algunos consejos para mejorar esta parte de la identidad personal y recalcan que “las mujeres necesitan ver el sexo como un cuidado más que se dispensan a sí mismas, no cómo algo que se hace por la pareja o por la relación”.

06/03/2004 00:00

Herramientas de Contenido

  • Intenta no marcarte metas, ni ser competitiva en el sexo. El orgasmo no es el objetivo final. Céntrate en la sensualidad. Toma conciencia de tus zonas erógenas (labios, párpados, cara interior de los muslos, nalgas, espalda, cuello, pies, orejas). A menudo nos centramos en el coito y descuidamos la vertiente del erotismo y la excitación. Si una mujer se angustia al iniciar la experiencia sexual, porque se preocupa de si podrá o no alcanzar el orgasmo, es probable que su cuerpo responda a su ansiedad, que los vasos sanguíneos se constriñan y que su excitación disminuya.

  • Comunícate con tu pareja. La primera regla para hablar sobre sexo es la sinceridad. Deja que tu compañero sepa lo que te gusta y quieres, pero NUNCA finjas un orgasmo. Es tentador y fácil y muchas mujeres lo hacen, pero es problemático porque te hace entrar en un círculo vicioso del que es difícil de salir

  • Recuerda que sólo entre el 20 y el 30 por ciento de las mujeres tienen orgasmos gracias a la penetración vaginal por sí sola; la mayoría necesita estimulación directa del clítoris para alcanzarlo. Enseña a tu pareja cómo te gusta y para ello, aprende haciéndotelo tú misma.

  • Permítete el lujo de tener fantasías. No te avergüences de ellas e intenta ser creativa.

  • Utiliza lubricantes. Para que no interfieran con el látex deben tener una base acuosa (descarta la vaselinay el aceite infantil). Algunos tienen sabores, otros son cremosos, algunos contrarrestan la sequedad vaginal y otros producen una sensación cálida y cosquilleante en los genitales.

  • Prueba distintos tipos de juguetes sexuales o alimentos (a algunas parejas les gusta usar nata, chocolate líquido o miel, a otros atarse o vendarse los ojos).

  • Prueba la aromaterapia. Hay fragancias pensadas para aumentar la energía, la relajación y la sensualidad. Algunos aceites también pueden inducir al calor y acentuar la excitación.

  • Presta atención a tu entorno. El contexto determina el sentirse a gusto para disfrutar del sexo. Date un baño de espuma, enciende velas, pon música agradable. Encuentra el momento adecuado. Muchas mujeres necesitan un periodo de transición para relajarse y centrar su atención en la sexualidad.

  • Herramientas de Contenido