Herramientas de contenido

Endometriosis, más que un fuerte dolor menstrual

Tradicionalmente se ha creído que el dolor menstrual es normal en la mujer y por muy fuerte que sea debería ser aguantado. La complicación surge cuando estas molestias se convierten en causa de baja laboral y en muchas ocasiones superan los días en que “se tiene la regla”. Este es uno de los síntomas, aunque no el único, de la endometriosis, una enfermedad ginecológica que afecta al 10 por ciento de mujeres y es causa de esterilidad en gran número de ocasiones.

Teresa del Pozo   |  27/11/2003 00:00

Herramientas de Contenido

Es muy poco conocida a pesar del alto porcentaje de las mujeres a las que afecta, además su cura no es definitiva y a lo largo de la vida, desde que es diagnosticada puede reaparecer varias veces.Endometriosis La endometriosis se da en mujeres de entre 25 y 45 años que no han tenido hijos, aunque el marco de edad es cada vez más amplio y puede aparecer en personas incluso con 16 años.

La enfermedad se produce porque parte del tejido endometrial que se expulsa con la menstruación se desvía hacia la cavidad abdominal creando una serie de implantes de células vivas que se van reproduciendo. “Este proceso ocurre en un 50 por ciento de las mujeres, pero no en todas el endometrio se fija en el abdomen. Si esto ocurre, esta parte del cuerpo se inflama y provoca adherencias y destrucción de parte de la zona pélvica, es en esta situación cuando hablamos de endometriosis”, explica el doctor Javier del Pozo, ginecólogo de la clínica Teknon de Barcelona.

Aunque uno de los síntomas más reconocidos es el dolor, muchas veces esta dolencia se desarrolla de forma asintomática y no se descubre hasta que se diagnostica un proceso de esterilidad. “A veces pequeños focos de endometriosis actúan más en profundidad y son mucho más dolorosas que las más grandes, por eso la extensión de la enfermedad no está relacionada con su sintomatología”, apunta el doctor del Pozo. El dolor suele ser muy parecido al menstrual, y se agudiza a medida que se avanza el proceso llegando a incapacitar en ocasiones a la mujer e impidiéndola llevar un ritmo de vida normal. Estas molestias dan lugar también a diarreas, nauseas y vómitos.

Múltiples trastornos

Pero este no es el único trastorno que produce, ya que también puede llegar a impedir la práctica de las relaciones sexuales, ya que uno de los tipos de esta patología se asienta en las paredes del recto y la vagina dando lugar a inflamaciones profundas. El coito en estas ocasiones resulta molesto y son muchas las pacientes que recurren al psiquiatra antes de llegar al diagnóstico de la enfermedad, que puede tardar incluso hasta 10 años.

Según Javier del Pozo, “es importante que exista una conciencia colectiva, no sólo del difícil diagnóstico de la endometriosis, sino de que aunque ocasionalmente la menstruación pude resultar dolorosa o molesta, no es normal que ésta incapacite a quien la tiene, por lo que si esto ocurre es importante acudir al ginecólogo para descartar enfermedades mucho más importantes que un simple “dolor de regla”.

Un estudio realizado a 4.600 mujeres por la Sociedad Americana de Endometriosis llegó a la conclusión de que en Estados Unidos la patología tardaba en ser diagnosticada una media de nueve años y la mujer que la sufría había sido acudido al menos a cinco especialistas. Aunque en España no se han realizado investigaciones de este tipo, los datos que se conocen son muy similares.

Laparoscopia, lo mejor

Aunque con la aparición de la menopausia los síntomas pueden ir disminuyendo, no existe aún una cura definitiva para la enfermedad y según la agresividad de ésta puede volver a repetirse en muy poco tiempo. “Se utilizan tratamientos momentáneos para mantener la calidad de vida de la mujer, sobre todo para paliar los dolores y mantener o conservar su fertilidad, o recuperarla de alguna forma”, explica Javier del Pozo.

Sin duda la solución más eficaz cuando se detectan los primeros quistes de endometriosis en la laparoscopia, una cirugía apenas invasiva y que permite conservar los órganos de la mujer. Este proceso quirúrgico debe ser combinado con un tratamiento farmacológico –normalmente terapia hormonal-, nunca superior a seis meses, ya que provoca a la paciente un estado de menopausia con todos los efectos secundarios que conlleva.

Acudir pronto al ginecólogo

Según Marian Palacín, de la Asociación Endometriosis España, “es muy importante acudir lo antes posible al especialista ante cualquier dolor que impida llevar una vida normal. Cuanto antes sea diagnosticada, antes se podrá relentizar su progresión impidiendo que llegue a estadíos más agresivos”.

Herramientas de Contenido