Herramientas de contenido

Una nueva cesárea, más estética y segura, acorta la hospitalización

Una adaptación del método de cesárea israelí de Misgav Ladach propuesto por el ginecólogo español Javier García González, del Hospital La Mancha Centro, de Alcázar de San Juan, supone un ahorro de dinero y tiempo, a la vez que consigue disminuir la hemorragia intraparto, la morbilidad postoperatoria y el riesgo de adherencias. Además, la técnica, mucho más estética, puede utilizarse tanto para cesáreas programadas como de urgencias.

María Poveda. Especial Diario Médico para Ondasalud   |  18/10/2001 00:00

Herramientas de Contenido

Un especialista del Hospital General La Mancha Centro, de Alcázar de San Juan, en Ciudad Real, ha desarrollado un nuevo método para la realización de cesáreas que resulta más rápido, estético y económico que el tradicional, según ha explicado Javier García González, adjunto de Ginecología del citado hospital alcarreño.

La nueva estrategia está basada en el método Misgav Ladach para la realización de cesáreas, desarrollado en el hospital de Tel Aviv del mismo nombre entre los años 1984 y 1995. La técnica cumple los principios de la cirugía mínimamente invasiva y se caracteriza por "utilizar pocos instrumentos cortantes y mucha disección roma, utilizando las manos para la extracción del feto de una forma rápida".

Pasos innecesarios

Los creadores del método israelí trataron de optimizar la cesárea tradicional eliminando pasos innesarios. Para ello, analizaron estudios previos y demostraron que, a la hora de cerrar las diferentes capas musculares, existen varios pasos innecesarios: "Por ejemplo, se comprobó que el músculo uterino, que se suturaba normalmente en dos capas, podía coserse en una, o que no hacía falta suturar los peritoneos, y sin embargo se hacía", ha explicado Javier García.

La incisión propuesta por la estrategia Misgav Ladach consiste en un corte transversal conocido por el nombre de incisión de Cohen. Una de las modificaciones propuestas por el especialista de Alcázar de San Juan es practicar una incisión transversal más baja por encima del vello púbico, que se considera más estética. "El equipo israelí utiliza la incisión de Cohen porque a ese nivel la línea de conexión de la fascia con los músculos de la pared abdominal anterior es más laxa, se supone que sangra menos y el despegamiento es más fácil. Pero está demostrado que no hay ningún problema en utilizar una incisión más baja", ha explicado el ginecólogo. La otra diferencia con el método israelí consiste en utilizar "grapas, en lugar de puntos, ya que la sutura es más rápida".

Las ventajas del método, tanto del israelí como de la adaptación española, que cumple todos los criterios de calidad de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, son: un menor tiempo de intervención -"de los 45 minutos de la cesárea tradicional se pueden pasar a 25 con ésta"-, menor sangrado, reducción del riesgo de adherencias al suturar menos capas, ahorro de tiempo y dinero y posibilidad de adelantar el alta.

Además, García González ha apuntado como ventaja fundamental que el método es válido tanto para cesáreas programadas como de urgencia. "La ventaja de este método es que al utilizar unas modificaciones manuales rápidas se consigue extraer al niño en menos de dos minutos, por lo que deja de ser necesario el considerar la incisión vertical para sacar al feto con rapidez", ha apuntado. El especialista considera que, incluso con parada cardiaca, la escasa diferencia de tiempo entre las dos técnicas no modificaría el pronóstico, por lo que no se justifica la incisión vertical.

Complicaciones

Existen numerosos criterios clínicos que recomiendan el corte transversal sobre la incisión vertical desde el ombligo a la línea del pubis, "ya que hay menor incidencia de complicaciones médicas y, además, es una incisión más estética", ha recalcado García.

El método Misgav Ladach ha sido comprobado por varios estudios internacionales, si bien en España hay pocos centros que utilizan la técnica y los que lo hacen no la emplean de forma sistemática, como lo hace el Hospital La Mancha Centro, de Alcázar de San Juan, en el que se realiza desde hace dos años y se cuenta con una experiencia de alrededor de cien casos.

Alta al tercer día

El alta precoz es otra de las ventajas que conlleva el nuevo método de cesárea adaptado por el Hospital La Mancha Centro. La recuperación normal tras una cesárea tradicional supone 24 horas de dieta absoluta y el alta entre el cuarto o el quinto día. Sin embargo, en Israel, los creadores del método Misgav Ladach tienen evaluado que, con su estrategia, se puede iniciar la tolerancia oral inmediatamente después de la intervención, quitar la sonda vesical a las tres horas de la cesárea y dar alta precoz.

En España, García González ha apuntado que "con este método se puede dar el alta al tercer día". De todos modos, ha matizado que por el momento el alta precoz se da de forma individual, mientras se diseña un estudio prospectivo, aleatorio y con cosentimiento informado que demuestre los beneficios y valore el ahorro de costes que supone adelantar el alta y reducir el tiempo de quirófano.


Herramientas de Contenido

Parece que no tienes el plugin de Flash instalado... descargar plugin de Flash