Herramientas de contenido

La prevención del cáncer debe iniciarse en la adolescencia

30/09/2003 00:00

Herramientas de Contenido

Aunque los jóvenes no suelen ser conscientes de la necesidad de cuidar su salud, la adolescencia es una etapa clave en la prevención de numerosas patologías, entre ellas el cáncer. Una campaña puesta en marcha por la Asociación Española Contra el Cáncer e Inditex intenta transmitir a este grupo de población la importancia de adquirir hábitos saludables desde edades tempranas.

Siete de cada diez casos de cáncer están relacionados con hábitos de vida inadecuados, como el tabaquismo, el consumo abusivo de alcohol, una dieta inadecuada o un exposición excesiva al sol. Estos comportamientos poco saludables, según los expertos, empiezan a adquirirse durante la adolescencia e intentar evitar su aparición debe ser uno de los primeros eslabones de la lucha contra el cáncer.

Una encuesta realizada en 2002 a escolares de 15 y 16 años de la Comunidad de Madrid reveló que el 80 por ciento de los participantes tenía al menos un factor de riesgo que les predisponía a padecer un cáncer en el futuro. “Las primeras prácticas de riesgo, como el consumo de cigarrillos o bebidas alcohólicas suelen producirse entre los 10 y los 14 años, y llegan a convertirse en hábitos entre lo 14 y los 18”, comenta Cecilia Plañiol, presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Concienciar a los adolescentes de la necesidad de empezar a implicarse en la prevención de esta patología es el principal objetivo de la campaña presentada por la AECC e Inditex. Bajo el lema 'Tu cuerpo es tu prenda más valiosa, quiérelo', esta iniciativa transmitirá mensajes preventivos a través de las tiendas de Zara durante los próximos seis meses. Como explica Plañiol, “a estas edades los jóvenes aún no se consideran población de riesgo y consideran que cuidarse es sinónimo de mejorar la apariencia externa, algo que se consigue adelgazando, haciendo gimnasia, yendo a la peluquería o comprando ropa”.

La falta de percepción del riesgo asociado, la curiosidad hacia ciertas conductas, aun sabiendo que pueden ser nocivas, y la publicidad y fácil acceso a productos como el tabaco o el alcohol son factores que, según María Die Trill, psicóloga del departamento de Psicooncología del Hospital Gregorio Marañón, en Madrid, explican la aparición de conductas de riesgo entre los adolescentes. “Un 10 por ciento de los jóvenes, según esta encuesta a escolares, se clasifica como bebedor del riesgo y un 40 por ciento afirma ser fumador. Además, el 67 por ciento se expone a sol intenso durante más de tres semanas al año”.

Herramientas de Contenido