Herramientas de contenido

Qué es la angina de pecho

01/10/2002 00:00

Herramientas de Contenido

El corazón es una bolsa compuesta por músculos con vasos sanguíneos que entran y salen de él. Está situado entre los pulmones, a la izquierda del tórax, apoyado sobre el diafragma, detrás del esternón. La masa muscular que lo constituye recibe el nombre de miocardio y está formada por tejido muscular de tipo cardíaco, que se caracteriza por no estar sometido a la voluntad, sino que funciona de manera automática (a diferencia de los músculos del brazo, por ejemplo).

El interior del corazón está dividido en cuatro cámaras (dos aurículas y dos ventrículos) separadas por unas válvulas llamadas tricúspide (a la derecha) y mitral (a la izquierda). Unas gruesas paredes musculares separan la parte derecha e izquierda del corazón, que actúan como dos corazones coordinados: la parte izquierda para la sangre arterial (rica en oxígeno), y la derecha para la venosa (pobre en oxígeno).

La función del corazón es bombear la sangre a todos los rincones del organismo. La sangre recoge oxígeno a su paso por los pulmones y circula hasta el corazón para ser impulsada a todas las partes del cuerpo, donde descargará el oxígeno (incluidos los propios pulmones y corazón, que también lo necesitan).

Después de su viaje por todo el cuerpo, la sangre queda sin oxígeno y es enviada de nuevo al corazón para que éste la bombee a los pulmones "para recoger más oxígeno". Así se completa el ciclo. Para impulsar la sangre por los vasos de todo el cuerpo, el corazón se contrae y se relaja rítmicamente. La fase de contracción se llama sístole, que corresponde a la expulsión de la sangre fuera de la cavidad.

A esta fase sistólica, le sigue una fase de relajación muscular llamada diástole, en la que se pueden distinguir dos etapas: una de relajación y otra de succión para arrastrar la sangre hasta el interior. El ritmo cardíaco, la intensidad y la fuerza de contracción y relajación están regulados por los centros situados en el hipotálamo (en el cerebro), que elaboran los impulsos nerviosos adecuados, y por sustancias químicas como la adrenalina y la noradrenalina que son hormonas que actúan sobre el corazón.

Como el corazón también necesita oxígeno para funcionar, en el exterior hay unos vasos sanguíneos que se lo proporcionan. Si alguno de estos vasos queda obstruido, impidiendo la llegada de suficiente sangre, los músculos del corazón van degenerando y se produce entonces una angina o un infarto.

¿Qué son y en qué se diferencian la angina de pecho y el infarto?

El infarto de miocardio (músculo del corazón) y la angina de pecho son la causa más común del dolor agudo en el pecho (dolor torácico). Mientras que en la angina el dolor es debido a una falta de oxigeno transitoria, en el infarto se produce necrosis (muerte) de las células miocárdicas.

El origen del problema está en la falta de oxígeno suficiente para mantener activas las células del corazón. Esta insuficiencia de oxígeno produce un dolor intenso, opresión o malestar en la región del corazón, que se extiende hasta el hombro y el brazo izquierdo, produciendo sofocación y, al mismo tiempo, una marcada ansiedad o angustia. También se puede notar en la espalda, los dos brazos, detrás del esternón e incluso, a veces, en la mandíbula o en la boca del estómago.

En uno u otro caso, el oxígeno no llega al corazón porque la sangre tampoco llega en cantidad suficiente. La razón es que las arterias coronarias (vasos sanguíneos que llevan el oxígeno al corazón) están obstruidas parcial (angina de pecho) o totalmente (infarto).

Características de la angina de pecho

La angina de pecho se desencadena, generalmente, por ejercicio (levantar pesos, deporte, actividad sexual) o estrés emocional, y se alivian con el reposo. También pueden desencadenarse por frío extremo o por comidas pesadas. Cuando una persona se esfuerza, el corazón necesita más oxígeno para trabajar más. Cuando las arterias del corazón están afectadas y no pueden ajustarse al aumento de la demanda de sangre, los nervios del corazón transmiten mensajes dolorosos de aviso urgente al cerebro.

El dolor se debe a que el cerebro, por confusión, siente los impulsos desde localizaciones cercanas como los brazos, el cuello o la mandíbula.

La angina de pecho es frecuente. En los hombres se da generalmente después de los 30 años de edad, y en las mujeres más tarde. La causa, en la mayor parte de los casos, es la arteriosclerosis.

Características del infarto

El dolor del infarto no cede aunque la persona haga reposo, mientras que el de la angina de pecho suele desaparecer al interrumpirse el esfuerzo que desencadenó el dolor.

Los modernos dilatadores coronarios (unos fármacos) son muy eficaces, aunque la mejoría es transitoria y el ataque puede volver a repetirse si no se ha podido corregir la causa que lo origina.

A diferencia de la angina de pecho, el infarto provoca la muerte de las células en la zona afectada (necrosis isquémica) debido a la privación de oxígeno durante un período de tiempo demasiado largo. Tras la necrosis (muerte celular) se produce una eliminación del tejido muerto y la organización y cicatrización del infarto.

Un infarto de miocardio es una urgencia médica por definición. Ante alguien que está sufriendo un infarto, hay que buscar inmediatamente atención médica. Las demoras son un error grave que se cobra miles de vidas cada año.

Herramientas de Contenido