Herramientas de contenido

Tipos de cicatriz

Con frecuencia, el resultado de la cicatrización no es el que se considera “normal”. A veces las cicatrices aparecen mucho más rojas de lo que debieran o tienen un aspecto protuberante y muy visible. Esta es la clasificación de acuerdo con su apariencia.

25/02/2002 00:00

Herramientas de Contenido

  • Normales: la herida se ha curado perfectamente. Teóricamente, debe ser una fina línea del mismo color que la piel o un poco más roja.

  • Atróficas: las más características son las que deja el acné o la viruela en el rostro. Son pequeños hoyos o depresiones, siempre por debajo del nivel de la piel circundante. Se producen cuando la herida no permite que se genere la cantidad suficiente de colágeno para formar nuevas fibras de tejido conjuntivo.

  • Hipertróficas: estas cicatrices aparecen cuando se produce un exceso de colágeno en la zona de la herida. Son elevaciones gruesas del tejido que sobrepasan el nivel de la superficie normal de la piel. Pueden escocer, dolor y su color suele ser un púrpura o un rojo intenso. La cicatriz hipertrófica se produce generalmente porque la herida no ha seguido un proceso de curación idóneo (por ejemplo, porque es una zona que está en constante movimiento, como la rodilla o el codo).

  • Queloides: es parecida a una cicatriz hipertrófica, pero mucho más abultada. Se extiende más allá de la zona de la herida y también se produce por un exceso de colágeno. Puede causar picor y ardor intensos. Generalmente es más común entre las mujeres jóvenes y las personas de raza negra.

  • Contracturas: son las cicatrices que quedan en las heridas producidas por quemaduras o escaldaduras. Esta heridas se curan con la contracción del tejido, lo que produce una deformación en la zona afectada.

Herramientas de Contenido