Herramientas de contenido

Parches de nicotina, sólo para los más adictos

El número de personas que intentan dejar de fumar ha aumentado espectacularmente en Estados Unidos en los últimos años. Al mismo tiempo también ha crecido el número de fumadores que recurren a terapias sustitutivas de nicotina, como chicles o parches, si bien este incremento se ha visto acompañado de una reducción en la efectividad de este tipo de tratamientos.

Redacción Ondasalud.com   |  11/09/2002 00:00

Herramientas de Contenido

Más de una tercera parte de los usuarios de chicles y parches de nicotina son personas que fuman menos de 15 cigarrillos diarios, un grupo en el que la terapia sustitutiva con nicotina no surge efecto, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California, en Estados Unidos. En el trabajo se revisaron los resultados de las encuestas sobre tabaco en California, que se elaboran anualmente desde 1990. Concretamente, los científicos se centraron en los datos de 1992, 1996 y 1999.

Como explica John Pierce, director del Programa de Prevención y Control del Cáncer en la Universidad de California, desde que empezaron a comercializarse sin necesidad de prescripción médica, estos productos han sido promocionados de forma masiva. “Desafortunadamente, la publicidad no distingue entre fumadores moderados y fumadores empedernidos, que consumen más de 15 cigarrillos diarios”.

Durante el periodo de siete años estudiado (1992-1997), el porcentaje de fumadores que intentó dejar de fumar aumentó más de un 60 por ciento, desde el 38,1 por ciento en 1992 al 61,5 por ciento en 1997. Se consideraba un intento de dejar el tabaco el hecho de permanecer al menos un día sin fumar de forma intencionada. En este intervalo de tiempo, el número de fumadores que usaron sustitutivos de la nicotina se multiplicó por tres.

Síndrome de abstinencia

Aunque no se ha demostrado científicamente que los parches o chicles de nicotina sean efectivos para combatir la adicción en personas que fuman menos de 15 cigarrillos al día, hasta un 37 por ciento del incremento en los usuarios de estos productos entre 1996 y 1999 eran fumadores moderados que no obtenían beneficios de la terapia sustitutiva con nicotina.

“Cuando los especialistas prescriben este tratamiento, evalúan si será realmente beneficioso para combatir la adicción y sólo lo indican en fumadores medios o empedernidos”, señala Elizabeth Gilpin, de la Universidad de California. “Estos productos están diseñados para combatir el síndrome de abstinencia, pero no otros aspectos psicológicos o sociales”. Como confirma Pierce, “si el fumador cree que no puede concentrarse sin encender un cigarrillo, el parche o el chicle no le ayuda a vencer este impulso”.

Herramientas de Contenido

Enfermedades Relacionadas con Dejar de fumar

Parece que no tienes el plugin de Flash instalado... descargar plugin de Flash