Herramientas de contenido

Tomar dosis altas de vitaminas E y C reduce el riesgo de Alzheimer

El estrés oxidativo se asocia a envejecimiento y riesgo de desarrollar ciertas enfermedades. Para paliar ese efecto, algunos autores postulan los beneficios de incorporar antioxidantes a la dieta. Un estudio que se publica en la revista Archives of Neurology ha concluido que el consumo en ancianos de una combinación de vitaminas E y C en dosis altas reduce el riesgo de desarrollar Alzheimer.

Dmedicina.com   |  22/01/2004 00:00

Herramientas de Contenido

Los suplementos de vitaminas antioxidantes, especialmente la E y C, pueden proteger el cerebro en proceso de envejecimiento de los daños asociados a los cambios patológicos de la enfermedad de Alzheimer, según un estudio dirigido por Peter Zandi, de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins, en Baltimore, y que publica la revista científica ‘Archives of Neurology’. Los investigadores creen que los suplementos de vitaminas antioxidantes pueden ser una método preventivo ideal frente al envejecimiento, por su baja toxicidad y amplios beneficios.

Zandi, del Departamento de Salud Mental de dicha institución, califica los resultados de "extremadamente emocionantes. Nuestro estudio sugiere que el consumo regular de la vitamina E en las dosis normales de los suplementos vitamínicos, conjuntamente con vitamina C, puede disminuir el riesgo de desarrollar Alzheimer".

Periodos bianuales

Los autores examinaron los datos del Cache County Study, que incluyó a 4.740 sujetos mayores de 65 años, evaluando la prevalencia de demencia y Alzheimer en este grupo. La primera fase del estudio se desarrolló entre 1995 y 1997, periodo durante el que los investigadores interrogaron a los ancianos sobre el uso de suplementos vitamínicos. En el seguimiento de esos individuos entre 1998 y 2000 se les volvió a interrogar sobre el consumo de suplementos. Identificaron 200 casos de Alzheimer entre 1995 y 1997, y otros 104 nuevos casos durante el seguimiento.

Los investigadores compararon el riesgo de desarrollar Alzheimer durante ambos intervalos del estudio entre consumidores de suplementos frente a los que no los tomaban.

El 17 por ciento de los participantes manifestaron que de forma habitual tomaban suplementos de vitamina E o C, y esos sujetos eran fundamentalmente mujeres, más jóvenes, con mejor nivel cultural y con mejor estado de salud que los que no tomaban suplementos. De los que tomaban suplementos vitamínicos, otro 20 por ciento de participantes del estudio utilizaron multivitamínicos, pero sin una alta dosificación de vitamina E o ácido ascórbico.

Los autores detectaron una reducción de la tendencia a desarrollar Alzheimer entre los que tomaban una combinación de la vitamina E y de suplementos de C, incluso después de ajustar el riesgo a la edad, el sexo, la educación y la salud general. Sin embargo, no apreciaron una reducción notable del riesgo entre los que tomaban sólo vitamina E o C o suplementos multivitamínicos. Habitualmente, estos suplementos suelen contener la dosis diaria recomendada de vitamina E (22 UI o 15 miligramos ) y de 75 a 90 miligramos de vitamina C, mientras que los suplementos individuales contienen dosis de hasta 1.000 UI de vitamina E y de 500 a 1.000 miligramos o más de vitamina C.

Nuevos estudios

Según los científicos, el empleo de las vitaminas E y C pueden proteger contra el Alzheimer cuando se toman conjuntamente en las dosis más altas disponibles en suplementos individuales. Además, puede existir un cierto efecto protector con la vitamina E cuando se combina con las dosis más bajas de la vitamina C presentes en complejos multivitamínicos.

En opinión de Peter Zandi, antes de emitir conclusiones firmes sobre el papel neuroprotector de las vitaminas antioxidantes, es preciso desarrollar estudios a más largo plazo, ensayos con sujetos seleccionados al azar. "Esos ensayos deben evaluar el efecto de administrar un régimen que combine las vitaminas E y C. Si definitivamente se comprueba el beneficio, estos antioxidantes pueden constituir una estrategia preventiva atractiva para la prevención del Alzheimer".


Comida enriquecida


Un nuevo estudio ha encontrado
que el cereal fortificado con la vitamina E tiene un índice muy
alto de absorción en la circulación sanguínea, mientras
que las pastillas de esta vitamina tomadas por separado tienen el efecto
contrario, por lo que tomar los suplementos solos es en gran parte inútil.
El trabajo, dirigido por Maret Traber, del Instituto Linus Pauling, de
la Universidad de Oregón, ha sido publicado en la revista 'American
of Clínical Nutrition'. Esa diferente biodisponibilidad en función
de cómo se incorpore la vitamina E puede explicar las conclusiones
dispares de los diferentes trabajos.
Indica la manera más
eficaz de tomar esta vitamina esencial si la gente desea suplementar su
dieta. Para Traber, la mejor forma de aprovechar los beneficios que aporta
la vitamina E es enriquecer los alimentos. Y apunta que ciertas grasas
-como las de pescado o canola- son ricas en vitamina E, pero las recomendaciones
de restringir la ingesta de grasa han llevado a un aporte deficitario
de vitamina E.


Herramientas de Contenido