Herramientas de contenido

El ejercicio físico ayuda a controlar la tensión arterial

Llevar una vida activa y controlar el sobrepeso es tan importante como el tratamiento farmacológico en pacientes hipertensos. Según la Sociedad Española de Hipertensión, la práctica regular de ejercicio aeróbico consigue reducir la presión sanguínea además de controlar otros factores de riesgo como la obesidad y la diabetes.

DMedicina   |  06/08/2002 00:00

Herramientas de Contenido

El ejercicio físico es el mejor método no farmacológico para controlar la presión arterial, según explica el doctor Manuel Luque, responsable de la Unidad de Hipertensión del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid. “El deporte no sólo consigue disminuir la presión arterial de los pacientes hipertensos, sino que también ayuda a controlar el sobrepreso, la hipercolesterolemia y la diabetes tipo 2, todos ellos factores de riesgo de la hipertensión”.

Se recomienda la práctica de modalidades deportivas de tipo aeróbico, que movilizan diversos grupos de músculos, como andar, nadar, o jugar al tenis o al golf. “No se recomienda sin embargo la práctica de levantamiento de pesas o culturismo, ya que estas acciones provocan en el paciente la elevación de la presión arterial”.

En España, según la Sociedad Española de Hipertensión-Liga para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-Lelha), el 80 por ciento de los hipertensos diagnosticados no controlan adecuadamente su enfermedad y más de la mitad tienen sobrepeso. “En gran parte”, señala Luque, “porque no se siguen las indicaciones dietéticas y farmacológicas indicadas por el médico. Este tipo de pacientes debe evitar el sedentarismo, moderar la ingesta de sal y el uso excesivo de alcohol.

Complicaciones
Durante el verano se relaja el tratamiento farmacológico y, sobre todo, las medidas no farmacológicas. Esto hace que se eleve la presión arterial y, lo que es más perjudicial, que oscilen los índices de presión diastólica y sistólica, lo que aumenta el riesgo de padecer complicaciones cardio y cerebrovasculares.

“El paciente hipertenso debe controlar periódicamente la presión arterial, así como seguir unas normas básicas de alimentación y hacer ejercicio físico moderado todos los días”, concluye el doctor Luque. Los especialistas aconsejan mantener las cifras de presión arterial por debajo de 140/90 y a niveles aún más bajos si el paciente es diabético.

Herramientas de Contenido