Herramientas de contenido

Lesiones en el maratón

Las lesiones más frecuentes entre los atletas maratonianos afectan al tren inferior y se deben más al sobreuso o repetición de gestos que a la realización de éstos de forma inadecuada. Las más comunes son las siguientes:

13/05/2002 00:00

Herramientas de Contenido

Tendinitis

Son inflamaciones de un tendón como consecuencia de su sobreuso, especialmente en deportista que no han entrenado adecuadamente. Entre los maratonianos los tendones más afectados son el talón de Aquiles y el tendón rotuliano, situado en la rodilla. Si se sufre una tendinitis es aconsejable el reposo y la aplicación de hielo sobre la zona afectada. Una zapatilla con amortiguación en el talón protege el talón de Aquiles.

Contracturas musculares

Antes de romperse, la musculatura reacciona retrayéndose. Son habituales en personas con menor elasticidad o que no han estirado lo suficiente. Al tacto, se notan pequeños nudos en el músculo. Son más frecuentes en cuádriceps y gemelos y no tienen por qué notarse durante la carrera, ya que puede exteriorizarse después del maratón.

Sobrecargas musculares

Son prácticamente inevitables, si bien con un buen entrenamiento y estiramientos previos y posteriores se reduce el riesgo de sobrecarga.

Lumbalgias

El golpeo repetido del talón sobre el suelo puede repercutir sobre la columna, provocando dolores de espalda.

Ampollas

Se producen por la acumulación de líquido dentro de las capas externas de la piel y aparecen como consecuencia de la utilización de un calzado inadecuado o recién estrenado. Si el líquido no se reabsorbe en 24 horas, ha de abrirse la ampolla con una aguja esterilizada.

Periostitis

Es la inflamación del tejido que rodea al hueso. Entre los corredores es frecuente que esta lesión aparezca en la tibia como consecuencia de correr sobre una superficie dura. Pueden ocasionar un fuerte dolor que en ocasiones obliga al maratoniano a abandonar la prueba.

Esguince de tobillo

Aunque no es una lesión muy frecuente entre los maratonianos, la gente con propensión a sufrir esguinces deben correr con vendajes funcionales que ayudan a evitar que la lesión se repita. El esguince se produce cuando un ligamento se estira más allá de sus límites habituales. Es fundamental vigilar los bordillos, corriendo por el centro de la calzada. El cansancio puede hacer que se calculen mal las distancias y se apoye incorrectamente el pie. En caso de esguince es fundamental aplicar hielo inmediatamente hasta que desaparezca el dolor en la zona.

Herramientas de Contenido